Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra de los Le Pen estalla en la peor crisis del Frente Nacional

La líder ultraderechista se opone a otra candidatura electoral de su padre

Afirma que este ha caído en el “suicidio político”

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, junto a su padre Jean-Marie
La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, junto a su padre Jean-Marie en una imagen de archivo. AFP

La guerra en la familia Le Pen ha desembocado en una aparente batalla final y, de paso, ha originado una profunda crisis en el ultraderechista Frente Nacional. Las últimas declaraciones xenófobas y antisemitas de Jean-Marie Le Pen, fundador y presidente de honor del partido, dieron paso este miércoles a un duro comunicado de su hija y líder de la formación, Marine Le Pen, quien acusa a su progenitor de haber entrado “en una verdadera espiral de estrategia de tierra quemada y de suicidio político”. Por eso, Marine ha anunciado que se opondrá a que el viejo Le Pen sea candidato en las elecciones regionales de fin de año, pese a que él mismo se ha autoproclamado ya cabeza de lista para Provence-Alpes-Côte d’Azur.

La batalla familiar, precedida de numerosas tensiones en los últimos años, ha estallado de nuevo por los comentarios racistas y filonazis del eurodiputado Jean-Marie, que periódicamente echa por tierra la estrategia de desdiabolización del partido laboriosamente tejida por su hija. El jueves de la pasada semana, el presidente de honor repitió que el exterminio de judíos en la II Guerra Mundial no fue sino “un detalle de la historia”. “No soy un hombre que cambia de opinión”.

El recalcitrante ultraderechista, de 86 años, vuelve a la carga en una entrevista que difundirá el jueves el semanario ultraderechista Rivarol. Comenta ahí su admiración por el mariscal Philippe Pétain, el dirigente francés que colaboró con la ocupación alemana. “Jamás he considerado a Pétain como un traidor”, comenta, para añadir que en el seno del Frente Nacional hay “ardientes petenistas”, que, desde luego, “tienen su sitio en el partido, como lo tienen los defensores de la Argelia francesa”.

El anciano Le Pen carga también contra actuales dirigentes franceses nacidos en otros países o hijos de inmigrantes para soltar exabruptos como estos: “Estamos gobernados por inmigrantes e hijos de inmigrantes a todos los niveles. Valls es francés desde hace 30 años, pero yo lo soy desde hace mil”. “Ya hay un millón de chinos en Francia. Son inteligentes, activos, discretos, pero también poderosos y temibles”. O contra los homosexuales, empezando por los que militan en su partido: “Tienen el sentimiento de estar un poco al margen de la sociedad. Tienen tendencia a reagruparse, incluso si se detestan unos a otros. Forman una comunidad”.

El octogenario filonazi afirma que Francia está gobernada por inmigrantes e hijos de inmigrantes

En la misma entrevista, Jean-Marie Le Pen se declara a favor de un acercamiento a Rusia “para salvar la Europa boreal y el mundo blanco”.

Para su hija y líder indiscutible del FN, estos comentarios han supuesto el motivo para romper definitivamente con su padre. “Su posición de presidente de honor no le autoriza a tomar como rehén al FN, a provocaciones tan groseras cuyo objetivo parece consistir en molestarme, pero que conllevan un golpe muy duro a todo el movimiento, a sus cuadros, a sus candidatos, a sus militantes, a sus electores”.

Marine Le Pen señaló que, “con profunda tristeza”, se ve obligada a convocar al comité ejecutivo del partido para tomar las decisiones adecuadas para proteger los intereses políticos del FN. Ese comité “extraordinario” se celebrará el próximo día 17, como anunció el propio Jean-Marie Le Pen en su comunicado de respuesta. Con su habitual tono provocador, asegura que expondrá en esa reunión su punto de vista como “hombre político responsable, libre, que siempre ha ido con la cabeza alta y las manos limpias”.

Será ese día cuando la dirección del FN decida oficialmente las candidaturas para las regionales y Jean-Marie tiene ya todas las opciones para no figurar en lista alguna. Para él, los responsables de esta crisis “que podría traer graves consecuencias” son quienes han utilizado como pretexto la ofensiva mediática surgida a raíz del “detalle”, en una nueva referencia al exterminio judío.

Algunos dirigentes del FN reclamaron este miércoles medidas disciplinarias contra el fundador. Desposeerle de la presidencia de honor es una opción, pero los estatutos del partido prevén un complejo mecanismo al respecto.

La crisis en la formación ultraderechista coincide con la época en que está cosechando los mejores resultados electorales de su historia. En mayo del año pasado fue el partido más votado en los comicios europeos y en marzo logró casi el 23% de los votos en las elecciones departamentales.

Todas las encuestas coinciden en que volvería a ser la formación con más apoyos si ahora se celebraran las elecciones presidenciales, aunque perdería en la segunda vuelta ante cualquier candidato de la izquierda o de la derecha.

Provence-Alpes-Côte d’Azur, la región por la que Jean-Marie pretendía presentarse para presidirla, es un feudo del FN. Su nieta, Marion Maréchal-Le Pen, es ahora la que tiene más opciones de encabezar la lista. Siempre todo en familia.

Más información