Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Túnez, blanco de ataques yihadistas

El país africano sufre un aumento del terrorismo tras finalizar su proceso democrático

Atentado en Túnez
Funeral de una de las víctimas de los enfrentamientos de octubre de 2013. AFP

El atentado de este miércoles en Túnez es el segundo de este año. El terrorismo en este país ha experimentado un repunte una vez finalizado su proceso democrático, que se coronó el pasado octubre con las primeras elecciones generales tras la caída en 2011 de la dictadura de Ben Ali. Desde 2012, decenas de guardias nacionales han muerto o resultado heridos en combates con yihadistas o como resultado de emboscadas islamistas. La violencia se ha intensificado las últimas semanas en la región de Kaserine, en la frontera oeste con Argelia, zona montañosa que utilizan como bastión radicales locales y procedentes del país vecino y otros Estados de la zona, como Mali, Marruecos o Mauritania. La nación más pequeña del Magreb sufrió el pasado julio el peor de todos los ataques desde su independencia en 1956, con 14 soldados muertos y 25 heridos, en plena preparación de las elecciones del pasado octubre. Poco antes, el Gobierno había levantado el estado de emergencia, tres años después de la primavera árabe.

Febrero de 2015 - El Estado Islámico mata a cuatro soldados: Un grupo de 20 terroristas acribilló la madrugada del 18 de febrero a cuatro agentes de la Guardia Nacional de Túnez, en la región de Kaserine, zona utilizada por los yihadistas para traspasar a sus países y unirse a la lucha del EI. El atentado fue reivindicado por la célula tunecina Falamage Okba Bin Nafa, que se activó en 2011, tras la caída del dictador Ben Ali y se alió con el EI el pasado septiembre. Este fue el primer atentado que sufría Túnez este año, que arancó con la llegada del nuevo Gobierno, encabezado por el partido laico Nida Túnez.

Octubre de 2014 - Dos hombres armados se atrincheran en la capital: Tres días antes de celebrarse las elecciones generales del pasado 26 de octubre, dos terroristas mataron a un policía, hirieron a otro y se atrincheraron con cinturones explosivos en su casa con sus mujeres e hijos en un barrio a las afueras de la capital. El Gobierno cerró los pasos fronterizos hacia Libia, país sospechoso de ser controlado por bandas yihadistas. La misma mañana del atentado explotó una mina al paso de un convoy militar en la zona de Sakiet Sidi Youssef, dejando siete oficiales heridos. 

Julio de 2014 - El peor atentado desde que el país se independizó en 1956: Cuando se acababa de romper el ayuno del Ramadán la noche del 16 de julio dos grupos de entre 40 y 60 terroristas de Katibet Okha Ibn Nafaa (una escisión de Ansar Charia, tentáculo de AQMI y Al Qaeda en el norte de África) acorralaron a un convoy de soldados en las montañas de Chaambi, junto a la frontera con Argelia. Mataron a 14 soldados y dejaron 25 heridos. El fantasma del yihadismo terrorista regresó al Magreb. Túnez quedó conmocionado ya que en enero de 2014 se había aprobado la Constitución con bastante consenso y muchos querían pensar que la violencia terrorista había quedado atrás.

Febrero de 2014 - Un enfrentamiento armado al norte de la capital: Un tiroteo entre islamistas y policía dejó siete muertos, un agente de la Guardia Nacional tunecina y seis terroristas, el 4 de febrero de 2014. Las fuerzas de seguridad habían cercado a un grupo terrorista en un edificio de Raoued al norte de Tunicia. Este atentado se produjo días antes de que se pusiera en marcha la nueva Constitución.

Octubre de 2013 - Un ataque en la zona turística de Túnez: Un joven detonó su cinturón cargado de explosivos en la entrada del hotel Riad Palm de Susa el 30 de octubre de 2013. Solo murió el terrorista suicida, pero fue un ataque contra el sector turístico que en ese momento estaba recuperándose del impacto que provocaron las revueltas que en enero de 2011 acabaron con el Gobierno de Zine el Abidine Ben Ali. El mismo día, las fuerzas de seguridad frustraron otro atentado cuando detuvieron a un joven que se dirigía con una bolsa llena de explosivos al mausoleo del primer presidente tunecino.

Más información