Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva mayoría republicana pierde su primer pulso con Obama

El Congreso vota un presupuesto del departamento de seguridad sin cláusula migratoria

Boehner, este martes en el Capitolio.
Boehner, este martes en el Capitolio. REUTERS

El Partido Republicano ha perdido el primer pulso que ha lanzado al presidente demócrata Barack Obama tras recobrar en enero la mayoría en el Congreso. John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes y líder republicano en el Congreso, concedió este martes una victoria a sus rivales demócratas en la disputa sobre el presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos. La derrota pone en entredicho su liderazgo y capacidad de controlar a sus congresistas más radicales.

Boehner permitió este martes lo que había rechazado el viernes: que la Cámara, de mayoría republicana, hiciera como el Senado, con mayoría del mismo partido, y votara un presupuesto anual del DHS sin cláusulas para abortar las medidas unilaterales en inmigración del presidente Obama. La Cámara aprobó el presupuesto del departamento hasta septiembre, cuando acaba el ejercicio fiscal. Tras su visto bueno la semana pasada por el Senado, entrará en vigor cuando lo firme Obama.

La decisión de Boehner fue aplaudida por los demócratas pero repudiada por la mayoría de sus compañeros de partido. Dos tercios de la bancada republicana votaron en contra del presupuesto del DHS, frente al apoyo unánime de los demócratas.

Boehner optó por el pragmatismo. “Estoy tan frustrado como vosotros por las acciones inconstitucionales de este presidente”, dijo antes de la votación, en un encuentro con representantes republicanos. Boehner aludía a las medidas migratorias anunciadas por Obama en noviembre sin pasar por el Congreso y que actualmente están paralizadas por la justicia.

La imagen de desunión de los republicanos pone en duda su promesa, tras las elecciones de noviembre en que conquistaron la mayoría del Congreso, de que serían un partido serio de gobierno

“Creo que está decisión, considerando donde estamos, es la correcta para este equipo y para el país”, agregó sobre la propuesta de presupuesto anual, según personas presentes en la reunión citadas por el diario Politico.

Boehner sufrió una humillante derrota el viernes cuando su propuesta de un presupuesto de tres semanas del DHS, en lugar de uno anual, no avanzó en la Cámara por el rechazo del sector republicano más beligerante (favorable a dejar sin dinero al departamento) y de toda la bancada demócrata (contraria a parches temporales).

El congresista de Ohio buscaba ganar tiempo: evitar que la institución encargada de vigilar las fronteras estadounidenses y de la lucha antiterrorista se quedara sin fondos -lo que hubiese ocurrido sin un presupuesto aprobado la medianoche del viernes- mientras trataba de mantener la presión contra las medidas migratorias de Obama.

Ante ese fracaso, consiguió una prórroga de una semana. Y este martes dio la batalla por perdida. La crisis está resuelta. No hay riesgo de un cierre parcial del Gobierno, como ocurrió en 2013. Pero la imagen de desunión de los republicanos pone en duda su promesa, tras las elecciones legislativas de noviembre en que conquistaron la mayoría del Congreso, de que serían un partido serio de gobierno y se dejaría de legislar de crisis en crisis tras cuatro años de parálisis en el Capitolio.