Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas se prepara para negociar con Tsipras

Los socialistas europeos creen que reestructurar la deuda “no debe ser tabú”

Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, esta semana en el Foro de Davos.
Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, esta semana en el Foro de Davos. Bloomberg

Lo primero será felicitar al ganador de las elecciones griegas, pero a continuación vendrá el recordatorio de la lista de compromisos. La Unión Europea lleva semanas trazando distintos escenarios en función del resultado de las urnas en Grecia. Más allá de lo que se renegocie de aquí en adelante, los ministros de Finanzas de los países del euro (Eurogrupo) pretenden este lunes lanzar desde Bruselas un mensaje claro al vencedor de las elecciones y potencial primer ministro: Atenas debe cumplir los compromisos de reformas y ajustes que adquirió con sus socios a cambio de dos programas de rescate.

Esa advertencia al deudor no encierra, sin embargo, pesimismo sobre el devenir griego. Al menos es lo que intentan trasladar todos los dirigentes comunitarios —en público y sobre todo en privado— en las últimas semanas: gane quien gane, no habrá cataclismos en Grecia. “Las cosas irán más suaves de lo que cualquiera pueda esperar”, aseguraba el viernes una alta fuente comunitaria. Lo que el Eurogrupo espera es que el nuevo primer ministro pida de manera casi inmediata una extensión del programa de rescate que ahora garantiza la financiación de Grecia sin tener que acudir a los mercados (el país ha recibido crédito hasta casi 230.000 millones de euros entre los dos programas aplicados). Si no se solicita, el rescate expirará el 28 de febrero y será difícil acceder al capital. Si se da ese primer paso, se podrán obtener condiciones más benévolas en la senda de ajuste, vaticinan las fuentes consultadas.

Pese a todo, la gran incógnita consiste en determinar qué gobierno será capaz de diseñar Alexis Tsipras, líder de Syriza. Los dirigentes europeos saben bien que no es lo mismo lograr mayoría absoluta que pactar con otros partidos de izquierda o con el más centrista To Potami. Entre el mutismo que reinaba anoche en Bruselas a la espera de despejar las incertidumbres, los socialistas se lanzaron a dar por ganador a Tsipras pocos minutos después del cierre de las urnas con un discurso que perfectamente podría haber correspondido a Syriza, encuadrado en la izquierda unitaria de la Eurocámara.

“El pueblo griego ha elegido claramente romper con la austeridad que les han impuesto los dictados de la troika y pedir al nuevo Gobierno que traiga más justicia social. La renegociación de la deuda griega, en particular la extensión del rescate, no debería considerarse ya un tabú”, aseguró en un comunicado el líder de los socialdemócratas europeos, Gianni Pittella, que ofreció colaboración a Tsipras.

También el grupo liberal quiso expresar su apoyo a un partido que puede ser bisagra. “Espero que To Potami juegue un papel clave en cualquier Gobierno de coalición. Con su agenda reformista, ofrecen esperanza para el futuro en Grecia”, aseguró su líder europeo, Guy Verhofstadt.

Más información