Japón “hará todo lo posible” por liberar al segundo rehén del EI

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, considera alta la autenticidad de la imagen del cadáver del primer rehén, Haruna Yukawa

Captura de pantalla de un vídeo del EI con los dos rehenes japoneses.
Captura de pantalla de un vídeo del EI con los dos rehenes japoneses. AFP

El Gobierno japonés considera “alta” la probabilidad de que sea auténtico el vídeo colgado el sábado en internet que anuncia la muerte de Haruna Yukawa, de 42 años y uno de los dos rehenes nipones secuestrados por el Estado Islámico (EI).

En una entrevista concedida a la televisión NHK, el primer ministro, Shinzo Abe, estimó que la imagen del cuerpo de Yukawa parece “altamente auténtica” y aseguró que “un acto de terror tal es escandaloso e inaceptable y no me suscita nada más que la mayor indignación”. Por su parte, el ministro portavoz, Yoshihide Suga, ha indicado que “no hay razón” para dudar de que Yukawa haya sido ejecutado.

Tokio, declaró Abe, considera la máxima prioridad conseguir la liberación del segundo rehén, el periodista freelance Kenji Goto, de 47 años. “Exijo firmemente que sea puesto en libertad sano y salvo. El Gobierno japonés al completo hará cuanto esté en su mano para conseguirlo”, declaró el primer ministro.

El vídeo muestra una imagen de Goto vestido con un mono naranja, similar a los que el EI hace vestir a sus rehenes occidentales, y que sostiene en sus manos una fotografía en la que se ve el cuerpo de Yukawa. Una voz que se identifica como el periodista y habla en inglés culpa a Abe por no haber respondido al ultimátum por el que los terroristas exigían al Gobierno japonés el pago de 200 millones de dólares (172 millones de euros) antes del viernes pasado para poner en libertad a los dos cautivos.

La voz también explica que los secuestradores han cambiado sus exigencias y en lugar de dinero ahora reclaman la puesta en libertad de Sayida al Rishawi, encarcelada en Jordania por su participación en una serie de atentados contra hoteles de Amán en 2006. “Su demanda es más fácil. Están siendo justos. Ya no quieren dinero. Así que no tenéis que preocuparos por suministrar fondos a terroristas”, afirma. “Es simple. Les entregáis a Sayida y yo quedo en libertad”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Abe confirmó que ha hablado con el rey Abdalá II de Jordania pero se negó a hacer comentarios sobre la aparente nueva exigencia de los captores. NHK afirma que un grupo especial de diplomáticos en Amán, encabezado por el secretario de Estado de Exteriores Yasuhide Nakayama, desarrolla intensas conversaciones para intentar establecer contacto con los secuestradores a través de intermediarios.

Yukawa era el primer japonés secuestrado por el EI, que en los últimos meses ha asesinado a cinco cooperantes y periodistas estadounidenses y británicos. Capturado al parecer cerca de Alepo, en Siria, en agosto pasado, aspiraba a convertirse en contratista de seguridad. Goto, a quien sus amigos en Japón describen como un periodista con mucha experiencia en la región y cauto, había trabado amistad con él y viajó en octubre a la zona para intentar conseguir su liberación.

El presidente de EEUU, Barack Obama, que este domingo comienza una visita de dos días a la India, condenó el aparente asesinato del rehén en un comunicado emitido por la Casa Blanca. “Estados Unidos condena el brutal asesinato del ciudadano japonés Haruna Yukawa a manos del EI”, señaló.

La amenaza de muerte contra los rehenes y la demanda de rescate se dio a conocer el martes pasado en un vídeo en el que los terroristas mostraban a Goto y Yukawa arrodillados junto a un hombre enmascarado y armado con un cuchillo. A raíz del ultimátum, que había conmocionado a la sociedad japonesa y que se ha convertido en una seria prueba para el conservador Abe y su línea más dura en política exterior, el primer ministro anticipó su regreso a Japón de una gira por Oriente Medio. Los 200 millones de dólares que exigían los secuestradores coinciden con la cifra que Abe anunció durante su viaje de ayuda no militar a los países de la región para la lucha contra el terrorismo.

Tras la divulgación del vídeo, el padre de Yukawa expresó su tristeza por el aparente asesinato de su hijo. “Había estado rezando para que no llegara a pasar algo así jamás... Tengo el corazón roto”, según indicó en declaraciones recogidas por NHK. Por su parte, la madre de Goto, expresó su esperanza de que su hijo pueda quedar finalmente en libertad. “El Gobierno japonés no va a decepcionar a mi hijo. Volverá”, aseguró Junko Ishido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy

Es la corresponsal de EL PAÍS en Asia. Previamente trabajó en la agencia EFE, donde ha sido delegada en Pekín, corresponsal ante la Casa Blanca y en el Reino Unido. También ha cubierto conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio como enviada especial. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS