Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa pide a los musulmanes que condenen el terrorismo

Bergoglio insta a aprobar leyes que garanticen “la acogida de los inmigrantes”

Francisco recibe a los nuevos embajadores de la Santa Sede.
Francisco recibe a los nuevos embajadores de la Santa Sede.

A punto de partir hacia Sri Lanka y Filipinas, el papa Francisco aprovechó un encuentro con el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede para volver a pedir a los líderes políticos y religiosos mundiales, “especialmente a los musulmanes”, que condenen “cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión que pretenda justificar actos de violencia” como los perpetrados días atrás en París. Jorge Mario Bergoglio aseguró que, en el fondo, “el fundamentalismo religioso rechaza a Dios, relegándolo a mero pretexto ideológico”.

Durante un extenso discurso en el que pasó revista a los dramas actuales, desde los cientos de inmigrantes que pierden la vida en el Mediterráneo pasando por los conflictos en África o los “exiliados ocultos” –ancianos, jóvenes y discapacitados— que sufren “la cultura del descarte”, el Papa pidió a los gobiernos “una respuesta unánime que, en el marco del derecho internacional, impida que se propague la violencia, restablezca la concordia y sanen las profundas heridas que están provocando los incesantes conflictos”. Como ya lo ha hecho en otras ocasiones, Bergoglio dijo que la actual proliferación de conflictos supone, de facto, “una auténtica guerra mundial combatida por partes”.

Los gobiernos, según el papa Francisco, deberían aprobar legislaciones que garanticen, al mismo tiempo, “los derechos de los ciudadanos” y “la acogida de los inmigrantes”. Jorge Mario Bergoglio propuso un cambio de actitud: “Hay que pasar de la indiferencia y del miedo a una sincera aceptación del otro. Hay que prestar la ayuda necesaria a los países de origen de los inmigrantes para favorecer su desarrollo. Hay que actuar sobre las causas, no solo sobre los efectos”.

Más información