Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

París participa en tres frentes bélicos contra el yihadismo

El mayor dispositivo, con 3.000 hombres, está en el Sahel

El presidente François Hollande, ayer a su llegada a la sede del semanario.
El presidente François Hollande, ayer a su llegada a la sede del semanario. AFP

Francia es uno de los países más activos en la lucha contra el islamismo radical, lo que le convierte en un objetivo permanente de los yihadistas. Actualmente, tropas francesas participan a diario en tres frentes: en Malí, República Centroafricana e Irak. Además, ha armado y entrenado a kurdos e iraquíes que se enfrentan al Estado Islámico (EI) y, estas últimas semanas, está cerrando un acuerdo con Líbano para enviar material militar a su Ejército por varios centenares de millones de euros en una operación financiada por Arabia Saudí.

El dispositivo militar francés más importante se sitúa en el Sahel. Se inició en Malí con la operación Serval, rebautizada y ampliada en agosto pasado como operación Barkhane. Francia tiene desplegados 3.000 militares, 20 helicópteros, 200 blindados, seis cazabombarderos, siete aviones de transporte y cuatro drones. Sus operaciones se realizan en diversos países con una superficie total equivalente a 10 veces la de Francia.

“Francia va a ejercer su responsabilidad”, aseguró Hollande al anunciar que Francia entraba en guerra contra el EI.

Una de sus últimas acciones de relieve se produjo el pasado mes de octubre, después de que un dron localizara un convoy de armas procedente de Libia en dirección a Malí. La expedición, con dos toneladas de armas, fue atacada el 10 de octubre en el norte de Níger y, según fuentes oficiales francesas, en la operación fueron capturados o muertos una quincena de milicianos yihadistas.

Dada la amplia zona de actuación, Francia ha reclamado reiteradamente el apoyo de otros países occidentales. Hasta el momento, los países que más aportan son Estados Unidos y España, que ha puesto a disposición de los franceses varios medios de transporte.

En los últimos meses, la participación más significativa de Francia frente a los yihadistas ha sido la operación contra el EI en Irak. París ha tenido un claro protagonismo europeo en ese conflicto. En julio, el presidente François Hollande convocó en París una conferencia internacional para lograr una coalición internacional contra el EI. Treinta países suscribieron un acuerdo en el que incluían la acción militar contra los yihadistas del autoproclamado califato.

Dos meses después, Hollande anunció que Francia sería el primer país europeo en participar en los bombardeos contra el EI en Irak. Desde entonces, cazabombarderos franceses han participado en decenas de ataques, muchos de ellos en colaboración con EE UU. Las primeras operaciones se realizaron con nueve aviones basados en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), pero posteriormente Francia desplegó otros seis en Jordania. El primer ataque francés se produjo el pasado 19 de septiembre, cuando varios aviones destruyeron un depósito de armas cerca de Mosul.

“Francia va a ejercer su responsabilidad”, aseguró Hollande al anunciar que Francia entraba en guerra contra el EI. El presidente enmarcó esa intervención militar en el hecho de que “el mundo está gravemente amenazado” y que su primer objetivo como jefe del Estado es “garantizar la seguridad de Francia”.

 

Más información