El ministro de Exteriores alemán teme el efecto de más sanciones a Rusia

Su postura contrasta con la de Merkel, partidaria de más medidas contra Moscú

La crisis de Ucrania y las sanciones que han aprobado la Unión Europea y Estados Unidos contra Rusia pueden causar una peligrosa crisis en el seno del Gobierno alemán. El jueves, en Bruselas, la canciller Angela Merkel se mostró a favor de endurecer las sanciones contra Moscú, mientras que ayer su ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Franz-Walter Steinmeier, señaló en declaraciones al semanario Der Spiegel que está en contra de seguir castigando a Rusia por su apoyo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania.

Steinmeier teme que nuevas sanciones puedan desestabilizar a Rusia, en plena tormenta financiera por la devaluación del rublo. Manifestando un disenso que puede envenenar las relaciones en el seno del Gobierno de gran coalición (la conservadora CDU y el socialdemócrata SPD, tradicionalmente amigo de Moscú), Steinmeier se mostró en contra de aplicar nuevas sanciones o endurecer las actuales medidas que han castigado a Moscú. "Rusia ya está pagando el precio por la pérdida de confianza en la crisis de Ucrania", dijo el ministro, al recordar que el desplome del rublo y la caída del precio del petróleo han provocado un daño terrible a la economía del país que preside Vladímir Putin.

"No puede beneficiar a nuestros intereses que esta crisis quede fuera de control", afirma Steinmeier. "Tenemos que ser cuidadosos con nuestra política de sanciones".

El jueves, la canciller Merkel anunció en Bruselas que estaba favor de mantener las sanciones y, si era necesario, endurecerlas, si para ello se daba un consenso en el seno de la UE. La canciller, que aún sigue insistiendo en la importancia de mantener todos los canales de diálogo abiertos con Moscú, endureció su lenguaje hace un mes en Australia y, desde entonces, ha reiterado en todos los foros posibles sus críticas al presidente de Rusia.

Mientras tanto, las autoridades ucranias y los separatistas prorrusos no lograron ponerse de acuerdo ayer sobre la fecha de la siguiente ronda de negociaciones de paz en Minsk, que debe afianzar la tregua declarada el pasado 5 de septiembre. Según medios rusos y ucranios, Kiev apostaba por celebrar la nueva ronda de Minsk mañana, mientras los rebeldes prefieren el lunes o martes de la próxima semana.

Steinmeier, que ayer viajó a Ucrania, expresó su confianza en que se reanuden las negociaciones entre las partes implicadas en el conflicto armado del este de Ucrania para dar paso a la retirada del armamento pesado de la zona de seguridad entre ucranios y prorrusos del este de Ucrania.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50