El candidato favorito reconoce su derrota en los comicios rumanos

Iohannis se hace con un 54,66% de los votos frente al 45,3% de Ponta

Klaus Iohannis, en la izquierda, saluda y celebra en Bucarest su victoria / Foto: AFP | Vídeo: ReutersFoto: reuters_live

El actual primer ministro y candidato favorito a la presidencia rumana, Victor Ponta, asumió este domingo su derrota en la segunda vuelta electoral, frente a su rival, el conservador Klaus Iohannis. Ponta (socialdemócrata) compareció en la noche del domingo ante los medios y, pese a que los resultados oficiales aún no se conocían, felicitó a Iohannis. Los resultados, con un 96,5% escrutado, otorgan  un 54,66% de los votos para Iohannis, frente al 45,3% de Ponta. “Estas elecciones han demostrado la calidad democrática del país. Acepto el resultado. He llamado al señor Iohannis y le he felicitado por su victoria”, declaró Ponta. Iohannis, de 55 años y procedente de la minoría germánica, se declaró vencedor. “Hemos recuperado el país”, dijo en su Facebook.

Los analistas sostienen que la movilización del voto urbano, el de los jóvenes y los emigrantes habrían despojado a Ponta, cómodo vencedor en la primera vuelta electoral, de su sueño de ser, con 42 años, el presidente más joven de la historia del país. El socialdemócrata había tenido el apoyo mayoritario del campo y de la Iglesia ortodoxa en un país que profesa mayoritariamente esta fe (un 86%). Mientras, Iohannis, antiguo catedrático de Física, cristiano y alcalde de Sibiu (Transilvania), centró su campaña en presentarse como un buen gestor que ha llevado a su ciudad hacia la prosperidad —su lema fue El trabajo bien hecho—.

Las elecciones de este domingo —séptimas desde la caída de la dictadura de Nicolae Ceaucescu, en diciembre de 1989— son una prueba clave para comprobar la cristalización de la democracia en el mayor país balcánico (20 millones de habitantes). El 65% de los 18 millones de rumanos con derecho a voto participó en los comicios, ocho puntos más que en la primera vuelta; un dato histórico y una baza fundamental para Iohannis. Aunque, sin duda, lo que habría impulsado al candidato no oficialista es el voto de la emigración, que tardará más en computarse.

Más información
Rumania elige presidente entre cargos de corrupción y espionaje
El ‘crash’ del ladrillo retumbó en el Este
Rumania enjuicia su pasado

Y eso pese a los gravísimos problemas para votar en el exterior. Miles de rumanos en Londres, París, Múnich, Turín, Madrid o Nueva York tuvieron que aguardar horas para poder pasar por las urnas pese a que, tras un escándalo similar en la primera vuelta que costó su puesto al ministro de Exteriores, el Gobierno de Ponta había prometido que mejoraría la logística. Los partidos de oposición han deplorado el “bloqueo” del voto exterior que se suponía --así lo mostraron los sondeos y los resultados de la primera vuelta-- mayoritario para Ioannis. Este domingo, unos 360.000 de los alrededor de tres millones de rumanos en el exterior depositaron su papeleta; en la primera vuelta lo hicieron 160.000.

Daniela Rosca no ha podido ser una de ellos. Esta empleada de hogar de 43 años, desistió tras esperar más de una hora en el centro designado para votar en Coslada (Madrid). "Estoy enferma y no puedo estar tanto tiempo de pie. Esto es una vergüenza. El Gobierno sabe que muchos de los que estamos fuera no votaremos por Ponta, por eso nos dificultan votar", comentaba. En Castellón la policía municipal intervino para dispersar a un grupo de personas que no había podido votar trataba de entrar a la fuerza en el Consulado, según informa Efe.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Cientos de rumanos hacían cola este domingo para votar en uno de los centros designados en París.
Cientos de rumanos hacían cola este domingo para votar en uno de los centros designados en París.GONZALO FUENTES (REUTERS)

En Turin y Paris, donde las colas provocadas por el escaso personal para registrar el voto, han provocado amplias protestas, la policía ha intervenido y ha empleado gases lacrimógenos para disolver a quienes, tras el cierre de los centros, permanecían en la puerta de las embajadas, según informa France Presse. Lo ocurrido con sus compatriotas en el exterior ha provocado esta noche manifestaciones de apoyo en varias ciudades de Rumania. El voto solidario con los de fuera, que durante todo el día han difundido en las redes sociales sus problemas pera votar, también ha jugado en contra del candidato oficialista.

Pese a su derrota (si los resultados oficiales confirman lo que el socialdemócrata adelantó), Ponta puede seguir ocupando su cargo como primer ministro, como prevé la ley rumana. Pese a las demandas de la oposición, que ayer pidió su dimisión, el socialdemócrata, exfiscal y amante de las carreras de automóviles, declaró que no dejará el cargo.

Iohannis sucedería ahora al conservador Traian Basescu, que llevaba 10 años en el sillón de mando. El nuevo tablero electoral, con el Partido Nacional Liberal de Ioannis en la presidencia y el Partido Socialdemócrata (excomunistas) con la mayoría parlamentaria y en el Gobierno, vuelve a ser complicado, apunta el analista Claudiu Munteanu. “Ponta y Basescu ya mostraron su mala relación y perjudicaron seriamente al país. Espero que esto no ocurra de nuevo”, abunda. En Rumania, el de presidente no es un cargo simbólilco: gestiona la política exterior, seguridad y en la justicia -puede nombrar jueces y fiscales; además, puede designar al primer ministro y bloquear las propuestas del Gobierno.

Rumania es el segundo país más pobre de la UE, tras Bulgaria, y aún permanece bajo la supervisión de Bruselas su lucha contra la corrupción y la reforma judicial. Su nuevo presidente se enfrentará a retos importantes: una reforma de la Justicia y del sistema fiscal, la lucha contra la corrupción y la restauración de una administración que impide que el país avance. Un ejemplo: debido a las corruptelas y las dificultades burocráticas, el país solo ha podido gastar el 33% de los fondos europeos para programas de modernización.

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Corresponsal en Moscú, desde donde cubre Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Antes, fue enviada especial para grandes coberturas y se ocupó de los países de Europa Central y Oriental. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS y además de temas internacionales está especializada en asuntos de igualdad y sanidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS