_
_
_
_

La policía belga se manifiesta a las puertas de la cumbre europea

Los agentes de seguridad hacen coincidir sus protestas con el Consejo Europeo

La policía belga se manifiesta en las inmediaciones del Consejo Europeo.
La policía belga se manifiesta en las inmediaciones del Consejo Europeo.ERIC LALMAND (AFP)

Las políticas de austeridad agitan tanto el sur como el norte de Europa. Entre petardos, sirenas y silbidos, unos 500 policías belgas pedían, este jueves en Bruselas, que el recién llegado primer ministro, Charles Michel, proponga una reforma de pensiones “igualitaria y justa". “La mayoría de los agentes no saben a qué edad podrán jubilarse”, ha explicado el cabecilla de la protesta y líder del Sindicato de Personal Policial y de Seguridad (SNPS), Gert Cockx. La manifestación ha coincidido con la celebración de la cumbre de la Unión Europea, también celebrada en la capital belga, con un gran despliegue policial. De hecho, la protesta se ha producido a tan solo dos manzanas del edificio del Consejo Europeo, donde se reúnen los jefes de Estado europeos. Por esta razón, aunque todos los miembros del cuerpo de seguridad federal se vean afectados por esta nueva reforma aún por concretar, la gran mayoría de ellos se encontraban del otro lado, blindando el barrio europeo para que sus propios compañeros no pudiesen acceder.

Daniel Peemans tiene 56 años y lleva 35 de servicio. “Ahora que empezaba a ver la puerta de salida, me dicen que podría trabajar hasta seis años más”, ha manifestado indignado. Según él, toda la sociedad belga, incluidos los policías, “tienen” que hacer un esfuerzo pero, ha añadido, “hay que hacerlo de forma razonable”. Cockx, ha explicado que su sindicato exige al Gobierno que concrete una reforma de pensiones para que no les pille por sorpresa. ”No se puede decir a una persona, de un día para otro, que tendrá que trabajar cuatro, ocho o hasta diez años más”, ha sentenciado.

 El cambio en el sistema de pensiones, que prevé aumentar en dos años la edad de jubilación –aunque para algunos podría ser de hasta ocho años más de servicio–, no ha sido el único recorte que ha puesto en marcha el nuevo Gobierno de centro-derecha belga. Michel también ha decidido reducir en un 30% el presupuesto destinado a la cultura. La dirección del teatro de Bruselas La Monnaie ha asegurado que, tras los recortes de Michel, se verán en la obligación de eliminar la mitad de su programación, reducir los salarios en un 4% y disminuir en un 20% los gastos de funcionamiento. El ímpetu de recortes que ha tomado el nuevo Ejecutivo belga está generado mucho revuelo social. Tanto es así que los principales sindicatos del país han organizado una manifestación contra dichas políticas de austeridad para el próximo 6 de noviembre y una huelga general prevista para el 15 de diciembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_