Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un coche embiste a ocho peatones y mata a una bebé en Jerusalén

El Gobierno de Netanyahu asegura que el atropello es un atentado terrorista.

Disturbios en Jerusalén después del atentado Atlas

Una bebé de tres meses ha muerto este miércoles por la tarde y ocho adultos más han resultado heridos en un atropello múltiple que ha tenido lugar en Jerusalén, en plena línea verde, la que separa el este y el oeste de la ciudad. Aunque la oficina del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha emitido un comunicado en el que habla de “atentado terrorista”, tanto la policía como el Ministerio del Interior matizan que la investigación sigue abierta, aunque “todo apunta” a que podría tratarse del “ataque intencionado” de un conductor árabe.

Según el portavoz policial, Micky Rosenfeld, los hechos tuvieron lugar hacia las seis menos cinco de la tarde (una hora más que en la España peninsular), cuando un Volkswagen Passat gris se desvió del carril central de la Carretera 1, hacia la derecha, internándose en la plataforma del tranvía. Justo en ese instante estaba parado el tren, con gente entrando y saliendo de los vagones, en la estación conocida como Colina de las Municiones. Según el relato de varios testigos a los medios locales, el golpe dio de lleno en un cochecito de bebé en el que se encontraba la pequeña Haya Zisso, que recibió un fuerte impacto en la cabeza. Tras varias horas de ingreso en estado crítico, murió a primera hora de la noche. Entre los otros heridos también hay una señora de 60 años, que se encuentra en estado grave. No se teme por la vida de ninguno de los demás afectados. Este suceso ha ocurrido a pocos metros de la central de policía de Jerusalén.

La policía, que aún investiga, apunta a un posible “ataque intencionado” de un conductor árabe 

Las investigaciones ahora se centran en aclarar si el conductor de Jerusalén perdió el control del vehículo o lo empotró a sabiendas contra los pasajeros. Un vídeo difundido esta noche por el Canal 10 de la televisión israelí avalaría la tesis del acto premeditado, por la precisión de la maniobra y porque el vehículo avanzó hasta 14 metros por la plataforma, pero la Policía pide aún “prudencia”. El diario Yedioth Ahronot ha publicado que el conductor del coche trató de escapar a pie tras el golpe, pero un agente de seguridad le disparó en el pecho. Su estado de salud se desconoce por el momento. Igualmente, varios canales israelíes indican que el supuesto agresor es un palestino de Silwan (en el este de Jerusalén), liberado en 2013 tras pasar 16 meses en prisión. La Policía no confirma el delito por el que cumplió condena.

No se ha producido reivindicación alguna. Ofir Gendelman, uno de los portavoces de la oficina de Netanyahu, ha dicho en su cuenta de Twitter que el conductor “era miembro de Hamás”. Más duro ha sido el propio primer ministro, que tras mantener conversaciones de urgencia con su equipo de seguridad, ha emitido una nota en la que acusa directamente al presidente palestino Mahmud Abbas de la muerte del bebé por “incitar” a la violencia. “Así es como los socios de Abbas [por Hamás] actúan”, ha denunciado. “Un enemigo que mata niños debe ser tratado como tal”, ha abundado el ministro de Economía, el ultraderechista Naftali Bennet, segundo aliado en importancia de Netanyahu. También ha llamado a tratar como “atentado” cualquier lanzamiento de piedras que se produzca.

El primer ministro acusa directamente al presidente palestino por "incitar a la violencia" 

Precisamente, tanto antes como después del atropello, se han vivido importantes choques entre policías israelíes y jóvenes palestinos en Jerusalén, especialmente en los barrios orientales de Shuafat e Isawiya. Es la tónica habitual de las últimas semanas, en las que se ha tensado el ambiente sobre todo por las constantes visitas de judíos, colonos en su mayoría, a la Explanada de las Mezquitas, y la limitación del acceso de musulmanes al recinto por las sucesivas fiestas judías de septiembre y octubre. A esta hora se registran ya seis arrestos.

Otro menor palestino, un niño de cuatro años, ha muerto hoy, por otro lado, en Gaza, cuando jugaba con un proyectil israelí no explosionado, lanzado durante la Operación Margen Protector del pasado verano. Ya son 10 los civiles muertos por estos artefactos desde finales de agosto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >