Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cameron promete todos los recursos para rescatar a los rehenes del EI

Los talibanes de Pakistán declaran su lealtad al califato yihadista

Un taxi con un adorno amarillo en memoria del Alan Henning, asesinado por el Estado Islámico.
Un taxi con un adorno amarillo en memoria del Alan Henning, asesinado por el Estado Islámico.

El primer ministro británico, David Cameron, ha condenado esta mañana el asesinato del cooperante Alan Henning, difundido en un vídeo este viernes por los yihadistas que lo retenían desde su captura el pasado 26 de diciembre en Siria. Este crimen demuestra que “no hay nivel de depravación” que no alcance el autodenominado Estado Islámico (EI). “Es un sinsentido”, ha declarado. “Es completamente imperdonable. Cualquiera que albergue alguna duda acerca de esta organización puede ver ahora cuán repulsiva y bárbara es”, ha subrayado Cameron. Alan Henning, ha dicho el primer ministro, “se fue con amigos musulmanes sencillamente para ayudar a otras personas. Sus amigos musulmanes guardarán luto por él y todo el país lo hará con ellos”.

“Esta va a ser nuestra lucha ahora”, ha añadido desde su residencia de campo, después de despachar a primera hora con oficiales del Ministerio del Exterior y de los servicios de seguridad. “Como país, con nuestros aliados, debemos hacer todo lo que podamos para derrotar a esta organización, tanto en aquella región como en casa. Vamos a tomar acciones contra ella y debemos encontrar a los responsables”. Cameron ha asegurado que “todos los recursos” con los que cuenta su Gobierno se emplearán en tratar de encontrar y ayudar a los rehenes que permanecen en manos de la organización, entre los que se encuentra el fotoperiodista británico John Cantlie, capturado en Siria en 2012.

El califato del EI recaba cada vez más adhesiones de islamismtas radicales. Ayer la organización Tehrik e Taliban el grupo que engloba a los grupos talibanes que operan en Pakistán declaró ayer su lealtad al Estado Islámico, al que promete enviar tantos hombres y material como sea necesario, según ha hecho saber un portavoz del colectivo insurgente paquistaní.  

El viceprimer ministro, el liberal demócrata Nick Clegg, también se ha dirigido a los asesinos del taxista de Manchester, de 47 años, padre de dos hijos adolescentes. “Si hacen esto para intimidarnos, no lo conseguirán”, ha dicho. “Si lo hacen para minar nuestra determinación, no lo conseguirán. Si lo hacen para arrastrarnos a una guerra religiosa según sus términos, no lo conseguirán. En vez de eso, lo que haremos en Reino Unido, de manera tranquila y determinada, es realizar nuestro papel para daros caza y liberar al mundo de esta violencia salvaje. Lo que hace el Estado Islámico es nauseabundo y retorcido y no va a ganar”.

El general retirado Richard Dannat, alto mando del Ejército británico hasta 2009, ha asegurado esta mañana en la radio pública que el asesinato de rehenes como Henning “forma parte del alto precio a pagar” por combatir al Estado Islámico. Dannat considera que Reino Unido no está haciendo lo suficiente y ha insistido en que debería ampliar sus acciones militares a Siria, donde EE UU y otros aliados llevan a cabo bombardeos aéreos. Aviones Tornado del Ejército británico entraron en acción a principios de esta semana bombardeando posiciones del Estado Islámico en Irak.

El Ministerio de Exteriores británico aseguró anoche que sus especialistas se encontraban “trabajando urgentemente para verificar el contenido” del vídeo de la ejecución. “Si es verdadero, se trata de otro repugnante asesinato más. Estamos ofreciendo a la familia [de Henning] todo el apoyo posible; han pedido que se les deje a solas en esta ocasión”.

En declaraciones a la BBC, un hermano de Barbara, la esposa de Henning, dijo: “Mi corazón se ha hundido a unos niveles a los que nunca pensé que podría llegar”. Y añadió que el Gobierno podía haber hecho mucho más por la liberación de su cuñado, “cuando supieron de su situación, hace tantos meses”.

Más información