Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tormenta tropical Dolly se debilita tras tocar tierra en México

El fenómeno meteorológico tocó tierra la noche del martes en la costa atlántica del país y se espera que se disipe este miércoles

Imagen de la NASA de la tormenta tropical Dolly.
Imagen de la NASA de la tormenta tropical Dolly. AFP

La tormenta tropical Dolly se ha debilitado después de tocar tierra aproximadamente a las 22:00 horas (centro de México) del martes en las costas del Pacífico mexicano entre Tamaulipas y Veracruz, a unos 500 kilómetros al noreste de la capital del país.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos anunció que Dolly seguirá dejando fuertes lluvias, aunque se espera que se disipe hacia el medio día del miércoles. El Gobierno mexicano activó el martes la alerta roja por el impacto del fenómeno meteorológico.

La alerta roja significa el resguardo total de los habitantes de las principales poblaciones afectadas, y la atención permanente de los consejos de seguridad y protección de la zona.

El impacto de Dolly evoca que justo hace un año, el 15 de septiembre de 2013, México enfrentó el embiste simultáneo de dos fenómenos naturales

Las intensas lluvias han afectado a casi todo el este del país y han alcanzado hasta a la Ciudad de México, sobre la que cayó una fuerte tromba que dejó inundaciones, cortes eléctricos y caos vial. Dolly alcanzaba la noche del martes vientos sostenidos de 75 kilómetros por hora, rachas de hasta 95 y se desplaza hacia el oeste, en dirección al continente, a 17 kilómetros por hora.

Debido a la emergencia, el Gobierno de Tamaulipas había anunciado horas antes la suspensión de clases en los municipios más amenazados mientras que las autoridades de Veracruz habían ordenado lo mismo en todo su territorio.

El impacto de Dolly evoca que justo hace un año, el 15 de septiembre de 2013, México enfrentó el embiste simultáneo de dos fenómenos naturales (Íngrid y Manuel) por las costas Atlántica y Pacífica del país. Las tormentas dejaron 157 muertos, decenas de miles de damnificados, el mayor daño a infraestructuras desde el terremoto de 1985 que devastó a la Ciudad de México, pérdidas por más de 6.000 millones de dólares. En siete días cayó más agua que en ocho meses.

Vista de una calle destruida debido a las intensas lluvias debido a la tormenta tropical Dolly en la ciudad de Xalapa. ampliar foto
Vista de una calle destruida debido a las intensas lluvias debido a la tormenta tropical Dolly en la ciudad de Xalapa. EFE

De ahí que las noticias de que Norberto, otra tormenta tropical, se sitúe a 200 kilómetros del puerto de Manzanillo (en la costa Pacífica mexicana y a 760 kilómetros al oeste de la capital de México), traigan recuerdos amargos y pongan en máxima alerta a las autoridades del país.

Norberto se dirige hacia el norte a 15 kilómetros por hora y se sitúa a 230 kilómetros de Manzanillo y a 570 de Cabo San Lucas, al sur de la península de Baja California. Por ahora, su trayectoria indica que no tocará el continente. No obstante, las autoridades han mantenido el aviso de que habrá lluvias intensas en el occidente del país.

El sur de Tamaulipas y el norte de Veracruz, además, es una zona importante de extracción de petróleo. La estatal petrolera Pemex ha anunciado que el impacto de Dolly ha obligado a la suspensión de operaciones de dos de sus plantas en la zona, situadas en Cayo Arcas y el puerto de Dos Bocas. El tercer centro de exportación petrolera de México de la zona, Coatzacoalcos, al sur de Veracruz, permanece abierta.