Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pekín reprime el empuje democratizador de Hong Kong

China propone para la excolonia británica una reforma electoral que ha desatado grandes protestas

Protesta ante las oficinas gubernamentales de Hong Kong.
Protesta ante las oficinas gubernamentales de Hong Kong. LAMYIK FEI

“Empieza una era de desobediencia civil”. Con estas palabras proclamó hoy Benny Tai, uno de los líderes del movimiento civil hongkonés Occupy Central, el inicio de una campaña de movilizaciones ciudadanas contra la reforma electoral, anunciada pocas horas antes, que Pekín propone para la ex colonia británica y que limita el número de candidatos a jefe de gobierno local. Miles de personas -5.000 según los organizadores, 2.640 según la Policía- se concentraron hoy en Tamar, frente a la sede del gobierno local hongkonés, en una concentración convocada por Occupy Central (OC) para protestar contra una propuesta que considera “extremadamente restrictiva” y reclamar una mayor democracia.

Tras los anuncios de hoy, ambas partes parecen abocadas a un enfrentamiento en el que ninguna de las dos partes quiere dar su brazo a torcer. En un lado, los grupos pro democracia se sienten reforzados por el éxito de la manifestación masiva y referéndum no oficial -y condenado como ilegal por China- en el que más de 700.000 personas se pronunciaron en favor del sufragio universal y más democracia este verano.

En el otro lado se encuentra un Gobierno cuyo líder, Xi Jinping, ha asegurado en varias ocasiones que el modelo de democracia occidental “no es adecuado para China” y durante cuyo mandato se ha estrechado la vigilancia sobre la opinión pública. Activistas críticos contra el régimen, como el confundador del movimiento “Nuevo Ciudadano”, Xu Zhiyong, se han visto condenados a fuertes penas de cárcel. Pekín, que ya percibe como un importante avance la introducción del voto directo en Hong Kong y vio este mes con satisfacción una contra-manifestación de decenas de miles de personas crítica contra OC- no está dispuesto a permitir otras veleidades que puedan generar imitadores en otros puntos del país.

El Gobierno chino se había comprometido a implantar el sufragio universal en las elecciones locales a partir de 2017. Pero con unos candidatos que tuvieran su bendición. Frente a esta postura, OC y otros grupos exigían la implantación de un sistema que no sólo permitiera a los ciudadanos ejercer el voto directo, sino también designar candidatos. La propuesta de Pekín hecha pública hoy no hace concesiones a estos grupos: sí habrá voto directo, pero los candidatos no podrán ser más de dos o tres y tendrán que contar con el respaldo de una comisión nominadora de 1.200 miembros. Esa comisión, consideran los grupos pro democracia, hará de filtro para garantizar que los candidatos cuentan con el beneplácito del Gobierno central.

En una rueda de prensa hoy en Pekín, Li Fei, vicesecretario general del Legislativo chino y que se desplazará este lunes a Hong Kong para explicar la decisión de su Gobierno, aseguró que la medida que ha aprobado hoy el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional es “una decisión justa y legal”. El jefe del ejecutivo del territorio autónomo, señaló, debe “amar a la patria y amar Hong Kong”. Por este orden.

En Tamar, bajo un gran cartel con los caracteres de la palabra “desobediencia” en chino, los voluntarios de OC hacían sonar los tambores. Ante una fuerte presencia policial, Tai, un profesor de Derecho de la Universidad de Hong Kong, confirmaba el lanzamiento de la campaña de desobediencia civil con la que su movimiento amenazaba en caso de que la reforma no tuviera, a su juicio, un verdadero carácter democrático. Esa campaña incluye como último extremo la organización de sentadas en el distrito financiero de Hong Kong, el motor económico y auténtica razón de ser de esta zona especial autónoma.

“El sufragio universal genuino incluye tanto el derecho a elegir como a ser elegido”, indicó OC en un comunicado inmediatamente después del anuncio oficial chino. “Lamentamos profundamente decir que hoy se han agotado todas las posibilidades de diálogo y que desde luego vamos a ocupar Central”, el nombre del distrito financiero.

El movimiento no ha anunciado hasta ahora la fecha exacta del comienzo de las movilizaciones. En cualquier caso, ha puntualizado Tai, se prolongarán un largo tiempo. Otras organizaciones, como el movimiento estudiantil Scholarism, han anunciado huelgas de alumnos en las universidades y los institutos de enseñanza secundaria. En su comparecencia en la manifestación, Joshua Wong, líder de Scholarism, aseguró que “la era de buscar un compromiso se ha acabado, comienza la resistencia completa”.