Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín trata de implicar a Kiev y Moscú en un alto el fuego duradero en Ucrania

Steinmeier cree que sería "una irresponsabilidad" que rusos y ucranios desaprovechen el diálogo

Berlín trata de mediar entre Kiev y Moscú sobre Ucrania. Atlas

En un nuevo intento para reactivar la vía diplomática entre Ucrania y Rusia, el ministro de Asuntos Exteriores germano, Frank-Walter Steinmeier logró reunir esta tarde en Berlín a sus homólogos de Rusia, Sergei Lavrov, y de Ucrania, Pavlo Klimkin, que llegaron a la capital alemana para negociar un nuevo alto el fuego sostenible y un control efectivo de la frontera.

El encuentro, en el que también participó el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Laurent Fabius, fue calificado por París como el primer paso para poder organizar una cumbre de paz ruso ucraniana que haría posible que Rusia respete la integridad territorial ucraniana y que Kiev modere sus actividades militares dirigidas contra los separatistas rusos.

Poco antes del inicio de la nueva ronda de negociaciones, Steinmeier realizó una declaración televisada en la que calificó como “una "irresponsabilidad”, no aprovechar la disposición a dialogar que ofrecía el encuentro.

“El drama es que todos los acuerdos alcanzados se han incumplido y las informaciones de hoy muestran que la situación puede empeorar y terminar en una confrontación entre Ucrania y las fuerzas armadas rusas”, dijo el ministro, que no quiso ocultar su preocupación por la escalada ucrania.

“Eso debe ser impedido y por eso hemos invitado una vez más a los ministros de Ucrania, Rusia y Francia a Berlín. El encuentro tiene la meta de poder dar nuevos pasos para alcanzar un alto el fuego”. “No existen garantías de que las conversaciones de hoy culminen con éxito, pero sería irresponsable, teniendo en cuenta la situación actual, que no se aproveche la disposición al dialogo que existe”, sentenció.

El ministro germano también señaló que otras de las metas de la reunión era buscar un marco para aplicar un control eficaz en la frontera y puso énfasis en su interés de alcanzar una "solución duradera". "Espero que los demás participantes también tengan el mismo interés que tenemos nosotros y que actúen en forma constructiva", dijo antes de reunirse con sus invitados.

Steinmeier, que ya había tenido éxito en reunir en Berlín, a comienzos de julio, a los ministros ucraniano y ruso que acordaron, en aquella ocasión, sentar las bases para alcanzar una tregua duradera que nunca se llevó a cabo, también resaltó que no existía una receta fácil para poner fin a la crisis y dijo que la única posibilidad de avanzar era el diálogo. "Por eso, es tan importante que nos sentamos a una mesa en este momento", dijo.

La canciller Angela Merkel también participó, pero a su manera, en los preparativos del encuentro con sendas llamadas telefónicas a los mandatarios de Rusia y Ucrania Durante la conversación que sostuvo el viernes con Vladimir Putin, la canciller le pidió que Moscú pusiera fin al flujo de material militar, consejeros militares y personal armado que atraviesan la frontera con Ucrania.

En la conversación que sostuvo el sábado con Petro Poroschenko, ambos políticos se mostraron de acuerdo en que Moscú debía poner fin al envío de armas y que era necesario negociar un cese el fuego. Poroschenko también cursó una invitación a Merkel para que visite Kiev esta semana. La cancillería señalo que estaba estudiando la invitación y no descarto un viaje de Merkel a la capital ucraniana.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >