TRAGEDIA AÉREA EN DONETSK

La UE propone por primera vez sanciones económicas a Rusia

Las medidas en discusión incluyen un embargo de armas y tecnología

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, conversa con su homólogo británico antes del inicio de la reunión.
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, conversa con su homólogo británico antes del inicio de la reunión.EFE

La Unión Europea (UE) ha entrado en una nueva fase de castigo a Rusia por la crisis ucrania. El derribo de un avión con 298 personas, la mayoría europeas, ha obligado a los países miembros a plantear por primera vez la imposición de sanciones económicas contra el Kremlin por su apoyo a los separatistas prorrusos. Los ministros de Exteriores comunitarios han pedido este martes a la Comisión Europea que presente el jueves una propuesta con esas posibles medidas.

Los mandatarios europeos saben que es difícil convencer a sus opiniones públicas de que hay que dar nuevas oportunidades al presidente ruso, Vladímir Putin, tras lo ocurrido con el avión de Malaysia Airlines. “Nada va a ser igual a partir de ahora. El derribo del avión y lo que ocurre estos días demuestra que estamos ante una amenaza muy seria, la más seria desde el final de la Guerra Fría”, ha asegurado el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, al término de la reunión.

De momento, lo que plantea la UE es restringir el acceso ruso a los mercados de capitales europeos, así como un embargo de material de defensa, de doble uso (militar y civil) y de tecnologías consideradas sensibles por su carácter estratégico. En este ámbito se incluyen tecnologías ligadas al sector energético, clave para Rusia y para su relación con la UE (Moscú cubre un tercio de las necesidades energéticas comunitarias).

Más información

Con estas indicaciones, la Comisión Europea pondrá sobre la mesa de los representantes de los países miembros una lista de posibles medidas. Y esos embajadores deberán decidir el jueves qué hacer. Si Putin muestra una actitud cooperativa hacia la investigación y da signos de rebajar la tensión del conflicto, la UE podría aparcar esas sanciones. En caso contrario, las aprobaría formalmente, para lo que sería necesaria una reunión de jefes de Estado y de Gobierno, por el impacto político de este nuevo escenario. La alta representante para la Política Exterior, Catherine Ashton, se ha mostrado confiada en que ese calendario pueda conocerse el mismo jueves.

La estrategia comunitaria pretende dar una última oportunidad a Putin de evitar unas sanciones económicas de las que muchos países europeos recelan. El argumento es que también impactarían en la UE (los estudios preliminares de la Comisión Europea apuntaban a un descenso anual del PIB de entre el 0,5% y el 1%) y que no garantizarían el repliegue ruso. Pero muchos Estados —entre ellos Alemania— han ido perdiendo progresivamente la confianza en las promesas de Putin y han cedido ante la posición más dura que planteaban Reino Unido (muy influido por Estados Unidos), Polonia, los países bálticos y Suecia.

Además de esta nueva propuesta, los ministros han decidido acelerar las sanciones que ya les habían encargado los líderes de la UE en la cumbre de la semana pasada en Bruselas. Antes de final de mes, los diplomáticos habrán aprobado una nueva lista de personas y entidades —en buena medida rusas— que hayan dado apoyo a los rusos responsables de la anexión de Crimea o de la desestabilización de Ucrania. Queda por ver qué nombres responden a esa definición. Para el ministro británico de Exteriores, “los amiguetes de Putin y su camarilla en el Kremlin son los que deberían soportar la presión”. Hasta ahora Bruselas ha sido tibia en el alcance de los responsables a los que les ha prohibido la entrada en la Unión Europea y les ha congelado los bienes en el continente.

La prioridad europea es facilitar la investigación internacional independiente sobre el avión abatido. Para lograrlo, los ministros piden a Rusia “que use activamente su influencia sobre los grupos armados” para lograr un acceso seguro a la zona, según el texto de conclusiones aprobado en el consejo. También exigen a Moscú que abandone “el flujo creciente de armas, equipos y voluntarios a través de la frontera” para rebajar la tensión en la zona y que retire a sus tropas de la frontera ucrania. El cumplimiento de estas condiciones será clave para decidir si finalmente Bruselas entra en esa nueva era de sanciones, que no aguardarán al resultado de la investigación para determinar la autoría del derribo porque esta puede tardar años.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50