Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los insurgentes se apoderan en Lugansk de un puesto fronterizo ucranio con Rusia

La ofensiva de milicias prorrusas amenaza con provocar una anexión de Moscú

Reuters-Live!

Los combates en la zona de Lugansk, muy próxima a la frontera rusa, comenzaron en la madrugada cuando los insurgentes, que no reconocen al Gobierno central, lanzaron un ataque con lanzagranadas, morteros y bazocas contra un puesto de la guardia fronteriza ucrania.

En la versión del Servicio de Guardafronteras de Ucrania, del medio millar de atacantes fallecieron cinco, mientras que varios guardias sufrieron heridas. Los combates se prolongaron casi toda la mañana, con breves treguas para evacuar a los heridos.

En declaraciones recogidas por Europa Press, los dirigentes de la que el 12 de mayo se autoproclamó República Popular de Lugansk tras un referéndum, afirmaron que su propósito era liberar la frontera con la Federación Rusa, en la que ambicionan integrarse. Según la agencia oficial rusa RIA-Novosti, una decena de reservistas ucranios se rindió a los prorrusos. Kiev no comenta este punto, pero sí confirma que en respuesta al ataque recurrió a la aviación con el objetivo de dispersar a los rebeldes.

Además, al menos dos personas han fallecido y varias han sido heridas en un oscuro episodio durante un ataque de las fuerzas de Kiev en la ciudad de Lugansk. Un edificio del Gobierno regional en el centro de la ciudad recibió el impacto de grandes proyectiles de procedencia no aclarada.

Aunque los servicios sanitarios sólo han confirmado dos muertes, según los rebeldes en el incidente fallecieron cinco personas y su origen son los disparos de un avión ucranio.

Según fuentes insurgentes citadas por las agencias rusas, durante esta misma operación de contraataque la aviación bombardeó el edificio del Gobierno regional en el centro de Lugansk produciendo numerosas víctimas. “En el ataque murió la ministra de Sanidad, Natalia Arjípova”, concretaron los separatistas en un comunicado.

Vladyslav Seleznyov, portavoz de las operaciones militares de Kiev en el este del país, negó que cualquiera de sus aviones abriera fuego contra el edificio, aunque sí reconoció ataques a dos controles prorrusos en los alrededores de la ciudad. Seleznyov explicó al diario Ukrainska Pravda que “cuando el avión giraba [tras disparar contra los puestos de control], los separatistas intentaron derribarlo con un proyectil con sistema de seguimiento calorífico, pero éste falló y cayó sobre el edificio del Gobierno regional”.

El analista de defensa ucranio Dmytro Tymchuk, considerado uno de los más informados del país, asegura que el ataque forma parte de una operación de Kiev para neutralizar a los rebeldes de Lugansk.

ATLAS
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >