Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otto Pérez quiere ampliar su mandato en Guatemala

El presidente alega que cuatro años no son suficientes para generar políticas que beneficien al país a largo plazo

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina.

Desde que llegó a la presidencia de Guatemala en 2012, el militar Otto Pérez ha trabajado para que su mandato sea prorrogado, con la excusa de que cuatro años no son suficientes para generar políticas que beneficien al país a largo plazo. De ahí que el anuncio, esta semana, de que quiere ampliar su presencia en el cargo dos años más, hasta un total de seis, no haya sorprendido en el país centroamericano.

Promover la reelección a la presidencia o la ampliación del mandato está expresamente prohibido por las sucesivas constituciones desde 1887. A esto se suma el Código Penal, que establece penas de cárcel para quienes promuevan la perpetuación en el poder. El texto enfatiza que “el Congreso debe desconocer al presidente cuyo periodo de funciones hubiere vencido y continuare en el ejercicio del cargo”, y declara como nulos los actos de gobierno realizados en el periodo anómalo.

La estrategia se remonta al pasado 5 de abril, cuando Arístides Crespo, presidente del Legislativo, lanzó las primeras señales. “Guatemala ya necesitaría la reelección, para que Otto Pérez y Roxana Baldetti puedan ser elegidos presidente y vicepresidenta en las próximas elecciones”, dijo. Una semana después, el mandatario retomó el tema al afirmar que Guatemala tiene un mal sistema, en la medida en que “cuatro años son pocos para gobernar”.

La pretensión, de puro descabellada, pareció en un principio una cortina de humo destinada a desviar la atención de los ingentes problemas del país que el Gobierno ha sido incapaz de atender, cuando ya ha cruzado el ecuador de su mandato.

José Carlos Sanabria, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes, independiente), asegura que Pérez ha sido cuidadoso para no ser sorprendido en la ilegalidad. “Hasta el momento, el mandatario no ha presentado una posición oficial (…) eso lo deja al margen de los delitos tipificados para quienes pretenden romper el orden constitucional”, señala.

La diputada Nineth Montenegro, del izquierdista Encuentro por Guatemala, echó luz sobre las intenciones reeleccionistas del presidente Pérez, al revelar que un borrador del proyecto de ley destinado a legalizar la ampliación del mandato está en manos del grupo parlamentario del Partido Patriota, en el poder, para ser sometido a su discusión y aprobación en el Legislativo.