Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil, país de alto riesgo según Alemania

Un reciente informe del Ministerio de Asuntos Exteriores ofrece una imagen desoladora

Entierro en Río del joven Douglas Rafael da Silva.
Entierro en Río del joven Douglas Rafael da Silva. REUTERS

Cuando solo faltan seis semanas para el comienzo de la gran fiesta deportiva que representa el campeonato mundial de fútbol en Brasil, el ministerio de Asuntos Exteriores alemán dio a conocer un nuevo informe sobre un tema tan sensible como es la seguridad que ofrece el país anfitrión a los cientos de miles de turistas que llegarán a la nación carioca para disfrutar de la gran fiesta y, al mismo tiempo, alentar a sus equipos nacionales.

El informe que ofrece el ministerio, en su sección “servicios al ciudadano”, que es leída con atención por todas las grandes agencias de turismo del país y por los turistas que compran paquetes de vacaciones, ofrece una imagen desoladora del gigante sudamericano y que solo es comparable a una nación donde no se respetan las leyes y donde el turista corre el riesgo de ser víctima de ladrones, secuestradores o simplemente verse envuelto en enfrentamientos entre la policía y bandas criminales, como sucedió recientemente en Rio de Janeiro.

“Redadas y delitos violentos no están descartados, lamentablemente, en ninguna parte en Brasil. Grandes ciudades como Belem, Recife, Salvador Fortaleza, Rio de Janeiro y Sao Paulo ofrecen una alta tasas de criminalidad”, señala el informe, fechado el 24 de abril pasado, y que está siendo actualizado cada 24 horas. “En principio hay que actuar en forma precavida en regiones o en barrios de ciudades que son consideradas como seguras”, añade el informe.

No es todo. Según los expertos del ministerio que miden los niveles de violencia y delincuencia que existen en los países que los alemanes suelen visitar como turistas, Brasil se ha convertido en una peligrosa trampa para turistas desprevenidos que desconocen la realidad del país.

El Ministerio, recomienda a los turistas alemanes que renuncien a lucir ropa llamativa y joyas cuando salgan a pasear por las calles, eviten llevar grandes cantidades de dinero y oculten en bolsas artículos electrónicos, como teléfonos celulares y ordenadores portátiles. “En caso de ataque no se debe oponer resistencia, porque los ladrones por lo general actúan bajo la influencia de drogas, están armados y no se dejan atemorizar por acciones violentas”, señala el “Sicherheitshinweise” (indicaciones de seguridad) del Ministerio.

¿Brasil, un país de alto riesgo para los turistas que desean visitar el país durante el campeonato mundial de fútbol? La fría descripción sobre el centro de Rio de Janeiro después del cierre de los comercios no deja lugar a dudas. “Las calles vacías del centro deben ser evitadas durante los fines de semana”, advierte el ministerio que reconoce algunos progresos realizados por la policía en las famosas y temidas favelas de la ciudad.

Los expertos del ministerio de Asuntos Exteriores germano ponen especial atención a la criminalidad que rodea el mundo de la prostitución, donde los robos y asaltos están a la orden del día. El turista debe prestar especial atención a las bebidas que consume en bares y otros locales visitados por prostitutas. “Se recomienda que en bares y otras locales no se debe dejar una bebida sin vigilar y tampoco acompañar a una prostituta a un hotel escogido por ella”, recomienda el ministerio que también advierte a los turistas alemanes sobre el peligro que existe en las playas como Copacabana, donde los robos están a la orden del dia, en especial cuando llega la noche.

Brasil también puede convertirse en una pesadilla para la selección alemana, que llega al campeonato como una de las grandes favoritas para coronarse, por cuarta vez, campeón mundial. La Federación Alemana de Fútbol, en una decisión que aun despierta incertidumbre e inseguridad, decidió rechazar la rica oferta hotelera que ofrecía Brasil para alojar a la famosa “Mannschaft” y optó por dar vida a “Campo Bahia”, un exclusivo y lujoso centro deportivo donde la selección alemana y el equipo técnico podrán disfrutar del lujo de un hotel de cinco estrellas, privacidad, soledad y la cercanía del mar.

Pero todo parece indicar que el campo, que está siendo construido en la localidad de Santo André en el estado de Bahia, no estará terminado en la fecha prevista. Sendos reportajes de los periódicos die Welt y Süddeutsche Zeitung revelaron que las obras, que debían estar terminadas a fines de abril, han sufrido un retraso preocupante y que nadie es capaz de prometer que el exclusivo centro deportivo podrá recibir a la selección alemana en la fecha prometida: el ocho de junio.