Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Australia investiga un posible resto del MH370 recogido en una playa

El submarino autónomo Artemis completa su décimo día de búsqueda en el fondo del mar sin hallar ninguna pista

Un hombre frente a un panel con mensajes de apoyo a las víctimas del MH370.rn Ampliar foto
Un hombre frente a un panel con mensajes de apoyo a las víctimas del MH370. AFP

Mientras la búsqueda del avión de Malasya Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo con 239 personas a bordo cumple el décimo día de misión submarina, un resto hallado en una playa en el sur de Australia abre una nueva expectativa de encontrar algún vestigio del MH370. La policía australiana ha informado este miércoles del hallazgo de material en una playa a 10 kilómetros de Augusta (a 320 kilómetros al sur de Perth, en el extremo suroccidental del continente), según la agencia estatal australiana JACC que coordina la búsqueda.

El objeto parece ser metálico y con remaches, según explicó Martin Dolan, comisionado jefe de la Oficina de Seguridad en el Transporte Australiana (ATSB). De momento las autoridades solo disponen de las fotografías del material recuperado (que se encontraba aún bajo custodia policial en la comisaría de Busselton) pero ya las han enviado al equipo de investigación de Malasia. La ATSB decidirá si son necesarios más análisis de ese material para determinar si tiene conexión con el MH370.

Dolan explicó a la cadena CNN que le parece “suficientemente interesante” echar un vistazo a las imágenes pero enfrió las expectativas sobre la posibilidad de que se trate del primer resto físico del Boeing 777. “Cuanto más las miramos menos nos entusiasman” las fotografías, dijo. En reiteradas ocasiones en el último mes y medio objetos encontrados en el mar o restos oleosos han abierto esperanzas que luego han resultado vanas.

Este miércoles se ha vuelto a suspender la búsqueda visual con medios aéreos por segundo día consecutivo debido al mal tiempo. Siguen en la zona de búsqueda los 12 barcos que participan en la operación, entre ellos el Ocean Shield, desde el que se opera el submarino autónomo Bluefin-21 (que opera la empresa Phoenix International dentro de un contrato plurianual que tiene con la Marina de Estados Unidos) para buscar con sonar restos del avión a unos 4.500 metros de profundidad. El submarino Artemis ha peinado ya el 80% del área designada de búsqueda, con un radio de 10 kilómetros desde el punto donde se detectó una posible señal emitida por las cajas negras el 8 de abril.

Pese a todos estos esfuerzos de momento infructuosos, el primer ministro australiano, Tony Abbott, promete que la búsqueda del MH370 continuará hasta que se resuelva el "misterio”. Abbott ha reconocido que la estrategia de búsqueda podría cambiar si el escaneo del fondo marino que está llevando a cabo el Artemis no localiza restos del B-777.

"Puede que tengamos que replantear la búsqueda pero no descansaremos hasta que hayamos hecho todo lo posible para resolver este misterio", aseguró Abbott. "La única forma de llegar al fondo de este asunto es seguir buscando la probable zona de impacto hasta que encontremos algo o hasta que hayamos buscado todo lo exhaustivamente que el ingenio humano nos permite en estos momentos", ha añadido.

También las autoridades malasias están por continuar la búsqueda “siempre”, según el ministro de Transportes en funciones, Hishammuddin Hussein. Confirmó que de hecho se está incrementando los medios disponibles para la búsqueda en las profundidades marinas, dijo en una rueda de prensa en Kuala Lumpur, y añadió que el Gobierno está recabando la ayuda de la petrolera estatal Petronas, por su experiencia en exploración submarina. El ministro añadió que el Ejecutivo ha aprobado formalmente la formación de un equipo independiente e internacional de investigación.

Más información