Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sesión maratoniana inicia el diálogo entre Maduro y la oposición

El presidente, en un tono sosegado, reconoce que subestimó la llamada de sus contendientes a salir a la calle. Una carta del papa Francisco convoca a las dos partes "al heroísmo del perdón"

Maduro durante la cita de este jueves con la oposición.
Maduro durante la cita de este jueves con la oposición. AFP

La tan esperada primera reunión entre representantes del gobierno venezolano y de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se celebró la noche de este jueves en Caracas y se alargó durante seis horas, que fueron retransmitidas íntegramente por la cadena nacional de radio y televisión. En el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, sede de la presidencia, 19 delegados –diez de la oposición y nueve por parte del gobierno-, junto al presidente Nicolás Maduro y el vicepresidente Jorge Arreaza, se congregaron a partir de las ocho de la noche locales para dar lugar a un evento de formato impreciso -¿debate? ¿conversatorio? ¿terapia de grupo?- cuyos efectos reales sobre la opinión pública y sobre los desórdenes callejeros tendrán que dilucidarse con el paso de los días.

Los testigos abrieron la reunión de buena fe, con un par de horas de retraso sobre la hora prevista. El Nuncio Apostólico en Caracas, Aldo Giordano, leyó una carta personal del papa Francisco en la que exhortaba a los negociadores a “encontrar firmas de colaboración en el reconocimiento de sus diferencias (…). La unidad prevalecerá frente al conflicto”. Hizo votos porque en el proceso de diálogo se manifestaran “el respeto y el heroísmo del perdón”.

También el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, envió una misiva en la que, lamentando la imposibilidad de estar presente, ratificó su disponibilidad para cualquier otro momento. “Tuve el gozo de vivir cuatro años en ese bello país”, escribió el ex Nuncio en Caracas y ahora segundo a bordo de la jerarquía vaticana, “y confieso que mi corazón sigue allí”.

Luego, a nombre de la misión de cancilleres de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), que completa junto a sus colegas de Colombia y Brasil, el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, tomó la palabra. Dijo que los presidentes y pueblos de la región optaron por actuar porque “personas seguían muriendo en Venezuela y eso era insostenible”.

Los miembros de la oposición hicieron una propuesta de amnistía para los presos políticos

El presidente Nicolás Maduro, en un tono sosegado, hizo una reflexión a manera de introducción, en la que inevitablemente hizo referencia a los eventos de abril de 2002, de los que este viernes se cumplen 12 años, en los que el entonces presidente Hugo Chávez fue desalojado por 47 horas del poder. Ante la actual oleada de protestas, que pululan en varias ciudades del país desde hace casi dos meses, admitió que había subestimado la llamada a la salida formulado por un sector de la oposición. A estas alturas solicitó que sus contrapartes de la MUD se avengan a hacer una condena de la violencia “como manera para cambiar gobiernos”.

La intervención del mandatario dio paso entonces a usos de la palabra alternados entre representantes del gobierno y de la oposición. Se abordaron muchos temas y señalamientos en lo que tal vez no podía ser más que una jornada de drenaje. En general, los portavoces de la oposición se atuvieron a enumerar los problemas de la actualidad, mientras los oficialistas repasaron una relación de agravios del pasado. La MUD sugirió seguir reuniéndose todos los martes, generar resultados visibles en poco tiempo, y consigno una propuesta de Ley de Amnistía para los presos políticos que, según confía, el presidente Maduro podría promulgar con sus poderes habilitantes.

Una de las intervenciones más esperadas era la del gobernador del estado de Miranda y excandidato opositor, Henrique Capriles Radonski, que le advirtió al presidente que o cede o el país "revienta". Capriles también acusó a Maduro de estar en la presidencia gracias "al control" que ejerce sobre las instituciones. Por la oposición también hablaron Ramón Guillermo Aveledo, Secretario Ejecutivo de la MUD; Andrés Velásquez, Secretario General de la Causa R; Roberto Enríquez, presidente del partido democristiano Copei; y Henry Ramos Allup, presidente de Acción Democrática.

Por el gobierno, hablaron el canciller Elías Jaua, el gobernador del estado de Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz, el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Más información