Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Salvador, sin presidente electo dos días después de las elecciones

La derecha mantiene su demanda de nulidad mientras manifestaciones de protesta recorren las calles

Simpatizantes de Arena en San Salvador.
Simpatizantes de Arena en San Salvador. AFP

Confusión y tensión política reinan hoy en El Salvador, donde luego de las elecciones presidenciales del domingo pasado aún no se ha proclamado a triunfador, mientras la oposición mantiene una demanda de nulidad de los comicios y en las calles pululan manifestaciones de protesta. En los alrededores de la sede que ocupa el Tribunal Supremo Electoral (TSE), en el lujoso Hotel Crowne Plaza, por segundo día consecutivo miles de simpatizantes de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) se mantienen concentrados y gritando consignas contra el fraude que aseguran se ha cometido contra su candidato presidencial Norman Quijano. “Patria si, Comunismo no”, repiten y repiten.

Este miércoles en la carretera que une a la capital con el oriente del país, un grupo de militantes de Arena del municipio de Ilopango quemaron llantas e interrumpieron el tránsito. Lo mismo ha sucedido en otras regiones, donde entre los manifestantes se encuentran militares en retiro y dicen estar dispuestos a defender su triunfo bajo cualquier consecuencia, como cuando enfrentaron la “agresión comunista” durante la guerra civil (1980-1992).

No obstante, el TSE hace constantes llamados a la tranquilidad y a esperar el resultado final del escrutinio de lo que fue la segunda vuelta electoral del domingo pasado, elecciones que han sido catalogadas como las más reñidas de Latinoamérica, dado que la distancia entre uno y otro candidato es de apenas 6.630 votos, mismos que favorecen al candidato oficialista e izquierdista Salvador Sánchez Cerén, del exinsurgente Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El FMLN acusa a la oposición de imprudencia

En la sede del TSE se están contabilizando las actas de cada una de las más de 10.400 urnas que se instalaron el pasado domingo. Los representantes de Arena, que se habían marchado del conteo final, regresaron a las 23 mesas de trabajo este miércoles, un trabajo en el que participan además de los representantes de los partidos contrincantes, miembros de la Fiscalía General; Procuraduría General y de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, todos ellos supervisados por las misiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de las Naciones Unidas (ONU).

“Hemos vuelto al conteo final, pero no para legitimar el proceso, sino para que no nos cometan más fraudes”, aseguró a EL PAÍS, el vicepresidente de Arena, Ernesto Muyshondt, quien recalcó que su partido “tiene infinidad de pruebas testimoniales y documentales –incluso en vídeos- sobre el fraude que ha cometido el FMLN, por lo cual hemos interpuesto un recurso de nulidad del proceso electoral del pasado domingo”.

“Quiero contarle que tenemos pruebas de que hubo doble votación: los miembros de las juntas receptoras de votos y los vigilantes del FMLN, votaron en sus lugares donde les tocó trabajar en las elecciones, pero también votaron en su lugar de domicilio”, detalló Muyshondt, quien también señaló como fraude las alteraciones de las actas de las urnas. “Todo se puede demostrar si se abren las urnas y se cuenta voto por voto”, finalizó el líder derechista.

Por su parte, los líderes del FMLN, entre ellos los diputados Roberto Lorenzana y Sigfrido Reyes, acusaron a Arena de irresponsable y de querer atentar contra la democracia institucional que se estableció en El Salvador tras finalizada la guerra civil en 1992.

Por otra parte, el ministro de la Defensa Nacional, general David Munguía Payes, escoltado por todos los miembros del Estado Mayor de la Fuerza Armada, descartó que la institución fuera a cometer un golpe de Estado y que se mantenía obediente al presidente de la República, Mauricio Funes. Asimismo criticó los llamados de líderes de Arena a la institución armada para que esté vigilante de los resultados del proceso electoral, "cuando saben que eso no les corresponde".

Tribunal electoral ordena terminar este miércoles el conteo final 

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), de El Salvador, Eugenio Chicas, ordenó la noche de este miércoles concluir el escrutinio final de los comicios presidenciales que tuvieron lugar el pasado domingo y que han sido los más reñidos de la historia de este país centroamericano.

El presidente de la autoridad electoral dijo que terminar el escrutinio o conteo final de las votaciones le dará estabilidad al país y certeza al proceso electoral, en el que compiten los candidatos de los partidos más importantes: Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y Norman Quijano, de Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Más adelante aseguró que “es necesario evitar distorsiones por la lentitud de la información que se brinda; también hemos resuelto que si una persona o personas por cualquier causa se retiraran del conteo, éste debe continuar hasta finalizar", afirmó Chicas, en referencia a contantes retiros que ha protagonizado el partido Arena. Finalmente aseguró que las 23 mesas que hacen las revisiones de las actas de las votaciones han contado con la supervisión de la Fiscalía General, la Procuraduría de la Defensa de los Derechos Humanos y las Juntas Electorales Departamentales, así como de los representantes de los propios partidos contendientes.

Más información