Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marihuana y ‘fracking’ dividen a los demócratas en California

La Convención del partido celebrada el fin de semana en Los Ángeles ha puesto de manifiesto la brecha que existe en sus filas

Miembros de organizaciones medioambientales protestan contra el 'fracking' durante el discurso del gobernador Brown en la convención demócrata.
Miembros de organizaciones medioambientales protestan contra el 'fracking' durante el discurso del gobernador Brown en la convención demócrata. REUTERS

La Convención que el fin de semana ha celebrado el Partido Demócrata de California en Los Ángeles ha puesto de manifiesto la brecha que existe en sus filas. La gran mayoría de los miembros progresistas son partidarias de legalizar la marihuana en el Estado para uso recreativo y no solo médico como actualmente está establecido.

El gobernador Jerry Brown no acaba de verlo claro. Su postura, más moderada, la puso de manifiesto la pasada semana cuando en el programa televisivo de la NBC “Meet the Press” declaraba: “¿Cuántas personas pueden fumar marihuana y aún así tener un gran Estado o una gran nación?”. Brown prefiere esperar a ver cuáles son los resultados en otros Estados que han legalizado la hierba, como Colorado y Washington, antes de dar el paso que su partido, casi por unanimidad, le está exigiendo.

Tampoco hay consenso respecto a la prohibición o no del fracking, un tema que está despertando una oleada creciente de protestas y oposición en California. Brown firmó el pasado año una normativa SB4 que da vía libre a esta práctica, consistente en fracturar las rocas para extraer gas y petróleo. El Estado es rico en este tipo yacimientos que, según el gobernador, podrían ofrecerle grandes oportunidades económicas. Una postura que no comparten muchas voces de su partido, alineadas con los grupos de defensa del medio ambiente, temerosos de que se ponga en riesgo la salud de las personas a cambio de beneficios económicos.

Las voces anti-fracking hicieron acto de presencia en la propia Convención del Partido, cuando el gobernador exponía ante los delegados asistentes al encuentro que “California está liderando el país en cuanto a las políticas para hacer frente al cambio climático y en lo concerniente a las energías renovables”. “El reto que ahora mismo tiene ante sí California no es solo la sequía que actualmente padece, sino el cambio climático que la está afectando ahora y lo hará siempre”, señaló, mientras muchos demócratas desplegaban pancartas con el slogan: “Another Democrat Against Fracking” (Otro Demócrata contra el Fracking).

Las voces críticas del Partido piensan que “existe una gran contradicción entre abanderar políticas medioambientales y permitir el fracking”. Es lo que opina Dan Kalb, concejal por Oakland: “Brown ha hecho un buen trabajo en lo que al medio ambiente se refiere, pero por lo que respecta al fracking necesita moverse en una dirección diferente”.

Pese a la división de los demócratas californianos en ambos asuntos, la salud del partido en California es “muy buena’, tal y como se ha puesto de manifiesto en la Convención, y las posibilidades que Jerry Brown tiene de salir reelegido en noviembre gobernador de California, por cuarta vez, son muy altas. Y más teniendo en cuenta que la gran mayoría de sus votantes, los latinos, han pasado este mes a posicionarse como el primer grupo étnico mayoritario en el Estado Dorado.