Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE advierte a Suiza de que su decisión afectará a las relaciones comerciales

La Comisión aclara que no aceptará restricciones en los movimientos de personas sin que tengan impacto en el acceso ventajoso de los productos del país helvético al mercado europeo

Imágenes del referéndum del domingo en Suiza. REUTERS-LIVE!

La Comisión Europea lamenta que los suizos hayan decidido acabar con la libertad de movimientos que rige entre los dos territorios desde 2002. “La libre circulación de personas es sagrada para la Unión Europea”, ha asegurado esta mañana la portavoz del Ejecutivo comunitario. Esta representante recuerda que los pactos entre Berna y Bruselas suponen un acceso ventajoso de los productos suizos al mercado europeo que se verá ahora afectado. “No podemos aceptar esas restricciones en los movimientos sin que tengan impacto en el resto de acuerdos que tenemos firmados”, ha advertido.

Bruselas no ha querido aventurar cuáles serán las consecuencias concretas del referéndum suizo en el que un 50,3% de los votantes aprobaron ayer limitar la entrada de europeos en ese país. La Comisión quiere esperar a ver qué hace el Gobierno federal tras la decisión popular. “La pelota está ahora en el tejado del Ejecutivo suizo, hay que ver cómo traducen la decisión de ayer”, ha abundado la portavoz. También se ha mostrado prudente el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz: “Lamento la decisión […] pero acepto la decisión democrática del pueblo suizo”.

Más explícitos han sido algunos representantes de los países miembros. El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, considera el resultado “perjudicial para Suiza, porque vive de lafama de ser un país abierto y porque la economía helvética dependede la inmigración de profesionales bien cualificados de Europa y del comercio con sus socios". Alemania es el país potencialmente más afectado por el giro suizo, pues es la comunidad extranjera más numerosa en el país helvético. Steinmeier avisa de que si Suiza “se aprovecha de los beneficios, también tiene que aceptar los aspectos negativos [de su relación con la UE]”.

También el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, ha considerado “preocupante” el resultado de la votación. Los ministros del ramo están reunidos este lunes en Bruselas y tendrán oportunidad de analizar las consecuencias del referéndum antiinmigración.

Mucho más tibio ha sido el jefe de la diplomacia británica. Willian Hague ha asegurado que hay que "respetar los resultados del referéndum en Suiza", aunque “está claro que tendrá que haber negociaciones”. Lo planteado por los suizos es muy similar a lo que propone Reino Unido de establecer cupos para los propios ciudadanos comunitarios, con el agravante de que, al contrario de Suiza, Reino Unido sí forma parte de la UE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >