Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un “luchador valiente” para Israel, un “criminal” para Palestina

Dirigentes israelíes ensalzan la figura militar y política del fallecido ex primer ministro

Obama envía su pésame y afianza

Unos palestinos queman fotos de Ariel Sharon en la franja de Gaza este sábado.
Unos palestinos queman fotos de Ariel Sharon en la franja de Gaza este sábado. REUTERS

La muerte del ex primer ministro de Israel Ariel Sharon ha obligado a la clase política nacional a romper el descanso del shabat, día sagrado del judaísmo, con una cascada de reacciones elogiosas, en las que las sombras de su gestión han quedado eclipsadas por las palabras de elogio y veneración. Hoy no hay enemigos ni rencillas, como evidencia la primera valoración del primer ministro Benjamín Netanyahu, antiguo competidor de Sharon por el liderazgo del partido conservador Likud, que ha destacado el “papel central en la lucha por la seguridad de Israel” que tuvo el fallecido. “Era, ante todo, un soldado valiente, un líder militar distinguido, entre los más grandes comandantes del Ejército”, ha resaltado. “Su memoria se guardará para siempre en el corazón de la nación”, concluye su nota oficial.

El presidente del Israel, Simón Peres, se ha referido a Sharon como Arik, el diminutivo cariñoso con el que era conocido desde sus tiempos de soldado. “Se entregó a la heroica batalla de salvar su vida” -dice Peres, en referencia a los ocho años que ha pasado en coma-, con la misma actitud que tuvo estando en activo, la de “un soldado valiente, un hombre de Estado atrevido”, “uno de los mayores defensores de Israel, que no conoció el miedo”. “Sabía cómo decidir y cómo actuar”, señala. “Fue un líder audaz que amaba a su pueblo y era amado por su pueblo”, titula su valoración.

Posiblemente el mensaje más sentido ha sido el de la ministra de Justicia, Tzipi Livni, actual líder de Hatnua, que fundó junto con Sharon el partido Kadima, y que siempre lo ha defendido como su mentor político. “Fue un granjero, un luchador, un primer ministro que llegó a ser el padre de una nación, pero por encima de todo, fue un hombre al que amé mucho”, ha difundido en las redes sociales. También Ehud Olmert, sucesor de Sharon en el Gobierno de Israel después de su infarto cerebral de 2006, lo ha elogiado por estar “siempre el pie, siempre en la línea de fuego, en el lugar donde se decidía el futuro de Israel”.

Ministros como el de Finanzas, Yair Lapid, lo lloran como un “amigo querido”, un “líder incomparable”, y otros como el de Defensa, Moshe Yaalon, reconocen sus diferencias con Sharon en vida, aunque aprecian su “liderazgo militar” y el hecho de que fue “uno de los forjadores del Ejército de Israel”. "Hoy la nación de Israel ha perdido a un hombre querido, a un gran líder y a un guerrero audaz", abundó el ministro de Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, en un comunicado.

El titular de Medio Ambiente, Amir Peretz, antiguo laborista y sindicalista, ideológicamente alejado del ex primer ministro, lo ha calificado de “hombre bravo”, que dio pasos “impredecibles para cambiar la realidad de la región”. Su nota lleva un guiño más personal, ya que al parecer ambos fueron vecinos de rancho en el Negev (donde Sharon va a ser enterrado junto a su segunda esposa, Lily, fallecida hace 13 años), y en ese trato, fuera de la política, Peretz corroboró su “determinación y sensibilidad”.

En el lado palestino, a falta de una valoración oficial por parte de la Autoridad Nacional en Ramala, ha reaccionado Hamás, al frente del Gobierno de Gaza, por boca de su portavoz, Sami Abu Zurhi. "Nuestra gente hoy siente una felicidad extrema por la muerte y partida de este criminal que tenía las manos manchadas con la sangre de nuestro pueblo y la sangre de nuestros líderes, aquí y en el exilio”, ha enfatizado. “Sharon, como cualquier otro líder israelí que cometió atrocidades contra el pueblo palestino, no deja ninguna simpatía o compasión en el corazón de los palestinos”, señaló a Efe, además, Mahmud Labadi, jefe del Comité de Relaciones Exteriores y con los países árabes de Fatah, el partido del presidente palestino Mahmud Abbas. “Estamos tristes porque el conflicto no se ha resuelto durante su período como primer ministro, pero no por su muerte ni por la de ningún otro israelí que ha cometido masacres contra los palestinos", agregó.

Jibril Rajub, destacado mando de Fatah en Cisjordania, antiguo jefe de la Inteligencia palestina en Gaza, ha insistido a France Presse que Sharon era “un criminal” y lo ha acusado de ser el responsable del “asesinato” del líder palestino Yaser Arafat, muerto en 2004 cuando Sharon era el primer ministro de Israel y cuyo fallecimiento parece deberse a causas naturales, según los últimos estudios de especialistas de Francia y Rusia. “Nos hubiera gustado que compareciera ante la Corte Penal Internacional como un criminal de guerra”, insiste Rajub. Mustafá Barghouti, líder de la Iniciativa Nacional Palestina, ha recordado que Sharon “eligió el camino de la guerra y la agresión”. “No deja buena memoria entre los niños palestinos”, ha reconocido.

Más información