Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de Corea del Norte asegura que la ejecución de su tío elimina la “escoria”

Kim Jong-un celebra sin nombrarlo la muerte de su tío y las purgas de antirrevolucionarios

En su mensaje para dar la bienvenida al año, el lider norcoreano

Kim Jong-un durante su mensaje de Año Nuevo.
Kim Jong-un durante su mensaje de Año Nuevo. REUTERS

El líder norcoreano, Kim Jong-un, ha dicho hoy que quiere mejorar las relaciones con Corea del Sur y ha hecho hoy su primera referencia pública a la ejecución de su tío, Jang Song-thaek, el mes pasado, tras la que se ha fortalecido la unidad del régimen.

"Las dos Coreas deberían crear ambiente para mejorar las relaciones", ha dicho Kim en un discurso televisado a nivel nacional el día de Año Nuevo. "Es hora de acabar con calumnias inútiles, y tanto Corea del Norte como Corea del Sur no deberían hacer cosas que dañen la reconciliación y la armonía".

Las líneas revolucionarias se han vuelto más sólidas con la purga de las facciones antirevolucionarias y antipartido

Imitando a su abuelo Kim Il-sung, el joven Kim comenzó a hacer discursos el día de Año Nuevo después de su llegada al poder hace dos años. Estos mensajes son observados con atención, en busca de pistas sobre los cambios de las prioridades del régimen. Aún así, han sido pocos los cambios desde entonces. Durante el Gobierno de su padre, Kim Jong-il, los mensajes aparecían en los principales periódicos estatales del país en forma de una editorial para conmemorar el día.

Muchos analistas esperaban con interés el discurso de este año por tener lugar justo tras la purga de Jang, que había sido considerado durante mucho tiempo el mentor de Kim y el segundo hombre más poderoso del régimen. Jang fue ejecutado el 12 de diciembre, acusado de intentar un golpe de estado para derrocar al gobierno de Kim, mala administración de intereses económicos y otros delitos.

Al principio del mensaje de 25 minutos, Kim se refirió a la ejecución como un paso que ha asegurado que “las filas revolucionarias (del Partido de los Trabajadores) se hayan consolidado aún más”, tras deshacerse de la "escoria disidente".

La ejecución de Jang ha sido el mayor evento político en Corea del Norte en los últimos años. Algunos analistas piensan que la purga dará lugar a un período de inestabilidad en el régimen, ya que muestra una lucha de poderes en Pyongyang y a un líder que no ha conseguido establecer la autoridad absoluta que su padre y su abuelo tenían. Otros analistas consideran que ha ayudado a asegurar la consolidación del poder de Kim.

Kim ha destacado en profundidad la unidad ideológica y del Partido durante su discurso. "Debemos intensificar la educación ideológica entre los funcionarios, miembros del partido y otras personas para asegurarnos de que piensen y actúen en todo momento y en todo lugar, en consonancia con las ideas y las intenciones del partido", ha dicho Kim.

Una gran parte del discurso de 4.000 palabras lo dedicó a hablar de supuestas mejoras en el nivel de vida del país y para instar a un fortalecimiento de las capacidades de defensa.

El Ministerio de Unificación de Corea del Sur, que se ocupa de los asuntos entre las dos Coreas, ha dicho que “queda por ver si el Norte va a cambiar su actitud en el futuro, ya que continúa criticando" al Sur, según un comunicado de prensa, citado por la agencia Yonhap. El Gobierno surcoreano ha advertido varias veces que Corea del Norte podría intentar provocaciones militares contra el Sur a principios de año para construir unidad interna.

En su mensaje, Kim ha vuelto a hacer acusaciones rutinarias de que Corea del Sur y Estados Unidos siguen con juegos de guerra en la Península, y ha repetido las amenazas del año pasado de posibles ataques preventivos. La legitimidad interna del régimen se basa en la necesidad de defender el país de la amenaza constante de invasión. "Si otra guerra estalla en esta tierra, se convertirá en una catástrofe nuclear mortal y Estados Unidos nunca estará a salvo", ha dicho Kim.

Más información