Rusia retira los cargos de piratería a los 30 activistas de Greenpeace detenidos

La tripulación del 'Arctic Sunrise' será juzgada por vandalismo tras protestar por la explotación petrolífera en el Ártico

El buque de Greenpeace, en el puerto de Múrmans, tras ser abordado.
El buque de Greenpeace, en el puerto de Múrmans, tras ser abordado.DMITRI SHAROMOV (AFP)

La Justicia rusa ha decidido retirar los cargos de piratería, castigada con hasta 15 años de prisión,  contra los 30 tripulantes del buque de Greenpeace, Arctic Sunrise, de bandera neerlandesa, que fueron arrestados por la guardia fronteriza rusa el pasado 19 de septiembre cuando protestaban contra la explotación petrolífera en el Ártico. La Justicia rusa les juzgará finalmente por vandalismo, según la agencia rusa de noticias Itar-Tass, que cita al portavoz del Comité de Investigación, la policía federal del país.

El día antes la guardia de fronteras rusa abrió fuego de advertencia contra el Arctic Sunrise después de que activistas de Greenpeace partiesen del rompehielos en lanchas neumáticas hacia la plataforma Prirazlómnaya, del consorcio gasístico ruso Gazprom, para atarse a ella en protesta contra la exploración de petróleo. Hace un año varios miembros de Greenpeace asaltaron dicha plataforma en un intento de suspender sus actividades de exploración.

La plataforma explota un yacimiento cuyas reservas se estiman en 72 millones de toneladas y es considerada la primera del mundo que es resistente al hielo y puede trabajar los 12 meses del año. Gazprom planea comenzar la producción de petróleo en esa plataforma en el primer trimestre de 2014, lo que, según Greenpeace, aumenta el riesgo de que se produzca un vertido de petróleo en un área que contiene tres reservas naturales protegidas por la propia legislación rusa. El gigante energético ruso, que explota gas y petróleo, espera convertirse gracias a este yacimiento en la primera compañía que comercializa crudo extraído del Artico.

Tras las detenciones el Gobierno ruso entregó al embajador de Holanda una nota de protesta por lo que calificaron como "acciones de provocación que amenazaban las vidas humanas y que podían acabar en una catástrofe ecológica" por el rompehielos. El Gobierno holandés, por su parte, decidió llevar a Rusia ante el Tribunal Internacional del Mar (Hamburgo) para que liberase a la tripulación, así como el barco.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS