Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una carrera entre cinco para entrar en la coalición

Democristianos, socialdemócratas, verdes y liberales, se disputarán la nueva combinación de Gobierno

CDU/CSU

El programa democristiano para las generales se puede resumir en dos palabras: Angela Merkel. La Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU) van a las elecciones con las encuestas a favor. La popularidad de la canciller, respaldada por la buena situación económica y la baja tasa de paro, son los pilares de una campaña que se perfila de baja intensidad. Muy por delante de los socialdemócratas, los democristianos obtendrían hoy más del 40% de los votos según todos los sondeos. La CSU tiene otra cita electoral el día 15 de septiembre en el próspero land de Baviera. La arrolladora victoria que les pronostica la demoscopia podría ser un espaldarazo para canciller Merkel el día 22. Merkel aspira a formar un segundo gobierno de coalición con los liberales del FDP. Las encuestas les daban una mayoría muy ajustada solo cuatro semanas antes de las elecciones.

SPD

El Partido Socialdemócrata de Alemania sigue lamiéndose las heridas desde el batacazo electoral de 2009. El SPD se ha reorganizado desde entonces en torno a un triunvirato conformado por su presidente Sigmar Gabriel, su jefe parlamentario Fran-Walter Steinmeier y el candidato electoral Peer Steinbrück. Repuntaron en las encuestas hasta superar el 30% de intención de voto, pero la mala gestión de la precampaña electoral ha devuelto al partido al abismo demoscópico, donde se debate alrededor del 25%. Aunque han recuperado mucho terreno perdido en los länder y en municipios importantes, la candidatura federal de los socialdemócratas convence, de momento, menos que Angela Merkel.

Los Verdes

La conquista de Baden-Württemberg, uno de los länder más ricos e industrializados de Alemania, seguida por la victoria municipal en Stuttgart, han sido las dos estaciones clave en el avance de Los Verdes esta legislatura. Todo apunta que el 22 de septiembre se afianzarán como tercera fuerza política del país. Las encuestas les daban este verano el 13% de los apoyos. Liderados en las elecciones por Katrin Göring-Eckardt y Jürgen Trittin, el que nació como partido de los contestatarios izquierdistas hace treinta años podría convertirse en el nuevo hacedor de reyes. La canciller Angela Merkel dio esta legislatura un paso crucial de acercamiento, al confirmar la ley de desconexión de las centrales nucleares alemanas en la próxima década. Aunque desde cierta distancia crítica, Los Verdes han respaldado en el Parlamento la política europea de Merkel.

La Izquierda

Fruto del matrimonio en 2007 entre los excomunistas del Este y los socialdemócratas disidentes en torno a Oskar Lafontaine en el Oeste, Die Linke fue avanzando por toda Alemania hasta lograr casi el 12% de los votos en las generales de 2009. Desde entonces ha ido cediendo espacio en el Oeste y replegándose a sus viejos feudos en los territorios de la Republica Democrática Alemana. Las encuestas les auguran un 8% de apoyos en septiembre. Son el único partido con representación parlamentaria que se ha opuesto a Angela Merkel en sus decisiones sobre Europa y el euro. Die LInke quiere conservar la Moneda única, pero critica el sistema de rescates bancarios y los recortes sociales en el sur de Europa.

FDP

El Partido Liberal Democrático (FDP) obtuvo hace cuatro años sus mejores resultados históricos. Un 14% que permitió a la democristiana Angela Merkel y al entonces líder liberal Guido Westerwelle pactar la actual coalición de Gobierno. Es el partido de la empresa y de los que más ganan y se presentaron a aquellos comicios con una promesa de jugosas rebajas fiscales como único punto de su programa. Nunca se cumplió. El castigo fue el hundimiento del partido en las encuestas. Los sondeos apuntan una recuperación tras el verano, pero aún así el FDP podría tener problemas para entrar en el Bundestag si no logra superar el umbral del 5%. M