Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fabricantes de armas rusos dicen que El Asad no recibirá los misiles hasta otoño

El presidente sirio insinuó ayer que podría tenerlos ya en su poder

Bachar el Asad, durante una entrevista. Reuters - Live

Un día después de que el presidente sirio, Bachar el Asad, dijera en una entrevista emitida por una televisión libanesa que parte del armamento que Moscú se había comprometido a enviarle estaba ya en su poder, los fabricantes de armas de Rusia marcaron unos plazos bien distintos. Una fuente de la industria armamentística de ese país especificó que los misiles antiaéreos S-300 no llegarán a Siria antes del otoño, según la agencia Interfax.

“Respecto a la entrega de los S-300, pueden llegar no antes del otoño. Es técnicamente posible, pero depende en realidad de cómo avanza la situación en la región y la postura de los países occidentales”, dijo esa fuente citada por Interfax. El Gobierno ruso no se ha pronunciado sobre las declaraciones del presidente El Asad, pero el martes el ministro de Exteriores de ese país, Sergei Riabkov, dijo que procedería con la entrega de armas para “estabilizar” el país.

La televisión libanesa Al Manar, afiliada a la milicia chiíta Hezbolá, difundió ayer varios extractos de la entrevista con El Asad en los que éste aseguraba sin ambages que una primera remesa de misiles S-300 estaba ya en poder de Damasco. En la emisión de esa entrevista, sin embargo, esos fragmentos desaparecieron, después de que esas afirmaciones provocaran un notable aumento de la tensión con Israel, cuy Ejecutivo se ha comprometido a destruir esos misiles si llegan a estar operativos.

Rusia, junto a Irán y Hezbolá, es el más fiel aliado de El Asad en la escena internacional. Israel ve la transferencia de esos misiles como una amenaza misma a su existencia. Su primer ministro, Benjamín Netanyahu, explicó recientemente a varios ministros de Exteriores europeos que si Siria logra tener esos misiles antiaéreos, “todo el país se convertirá en una zona de exclusión aérea”. Con un alcance de 200 kilómetros, los aviones civiles en el aeropuerto de Tel Aviv serían posibles objetivos.

Paralelamente, el fabricante de los cazas MiG-29 dijo que venderá 10 de ellos a Siria, según ha publicado otra agencia rusa, RIA. No especificó plazos o fechas de entrega, pero afirmó que forman parte de los acuerdos de venta de armas alcanzados entre Moscú y Damasco antes de que comenzara el levantamiento contra El Asad, en marzo de 2011. En este han fallecido ya 80.000 personas, según un recuento de Naciones Unidas. Los desplazados son ya más de 1.5 millones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información