Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro turco afirma que Siria ha usado armas químicas

Las autoridades de Turquía analizan sangre de víctimas para comprobar si se produjeron bombardeos químicos

Un altercado en la frontera deja un guarda turco muerto y varios heridos

Refugiados sirios en el campo de Zaatari, Jordania.
Refugiados sirios en el campo de Zaatari, Jordania. EFE

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado este jueves que el régimen del presidente sirio Bachar el Asad ha usado armas químicas durante el actual conflicto. "Discutiré el uso de armas químicas con el presidente Obama durante mi visita el 16 de mayo. Es evidente que el régimen de El Asad las está usando", dijo Erdogan al periódico japonés Nikkei y según recoge hoy la agencia estatal de noticias turca.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo hace meses que el uso de armas químicas por parte del régimen supondría cruzar una "línea roja" que provocaría la intervención de Estados Unidos en el conflicto. Las declaraciones del primer ministro Erdogan suponen la primera afirmación oficial por parte de Turquía sobre el supuesto uso de armas químicas en Siria y por parte del régimen.

Además, las palabras de Erdogan llegan un día después de que las autoridades del sur de Turquía dijeran que están analizando muestras de sangre de ciudadanos sirios que habían sido trasladados a un hospital en territorio turco, con el fin de determinar si han sido expuestas al uso de armas químicas. Las muestras fueron enviadas al Instituto de medicina forense de Turquía tras la llegada el pasado lunes de varias personas con problemas respiratorios a un hospital en Reyhanli, una ciudad turca muy cercana a la frontera con Siria.

"Por el momento, no he recibido ninguna confirmación de las instituciones médicas, pero existe la posibilidad de que fueran usadas armas (químicas) y tenemos que actuar con precaución por si acaso", declaró el miércoles a la agencia Reuters el alcalde de Reyhanli, Huseyin Sanverdi.

Un médico señaló a la misma agencia que las víctimas habían sido lavadas en la frontera porque el personal que las trató temía que hubieran estado en contacto con algún arma química en forma de gas. Otro doctor dijo que las personas que acompañaba a estas víctimas habían empezado a mostrar sus mismos síntomas.

En las últimas semanas, las autoridades de países como Israel y Reino Unido han afirmado que tenían ciertas pruebas del uso de armas químicas por parte de El Asad. La semana pasada, las autoridades británicas señalaron que tenían información "limitada pero convincente" que demostraba el uso en Siria de armas químicas, incluyendo sarín. El Ministerio de Exteriores británico dice que tiene pruebas "fisiológicas" obtenidas de los cuerpos de las víctimas de ataques con estas armas.

El sarín es un compuesto declarado ilegal por la Convención sobre Armas Químicas de la ONU en 1993. En forma de gas, se trata de un agente nervioso muy potente que puede llegar a producir la muerte por asfixia al impedir el funcionamiento de los músculos respiratorios. Se cree que el Gobierno sirio tiene grandes reservas de sarín.

El pasado martes, Obama aceptó que hubiera pruebas de que armas químicas han sido utilizadas durante el conflicto en Siria, pero dijo que aún no se conoce cómo, cuándo y quién las habría usado.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha pedido a Siria que permita una misión de inspectores de la ONU para investigar este supuesto uso de armas químicas en territorio sirio durante el conflicto.

Altercado en la frontera

Al menos un guarda fronterizo turco ha muerto hoy y otro guarda, un soldado y varias personas más han resultado heridos en un altercado provocado por un grupo proveniente del lado sirio, según diversas fuentes turcas.

Unos mil ciudadanos sirios se agolparon en el paso fronterizo entre Akcakale, en el lado turco, y Tal Abyad, en el sirio, e intentaron cruzar hacia Turquía aunque no llevaban pasaporte, según ha dicho a los periodistas en la zona el alcalde de Akcakale, Abdulhakim Ayhan.

Los guardas turcos les negaron la entrada y el grupo sirio comenzó a apedrear el puesto de la policía turca y prendió fuego a varias de las cabinas policiales turcas en la zona de nadie. Cuando parecía que la situación se había calmado, algunos de los sirios comenzaron a disparar con rifles, hiriendo a varias personas en el lado turco, todo según Ayhan.

Los dos guardas, el soldado y otras cuatro personas resultaron heridas por disparos de rifles. Uno de los guardas murió más tarde como resultado de sus heridas. El fuego causó heridas a al menos cinco personas, según dijo a los periodistas un oficial sanitario de Sanliurfa, la capital provincial, a unos 50 kilómetros de Akcakale y adonde fueron trasladados algunos de los heridos.

Diferentes informaciones identifican a las personas del grupo sirio como refugiados, contrabandistas o rebeldes.

Más de 300.000 sirios se han refugiado en Turquía desde el inicio del conflicto. El apoyo de este país a los rebeldes enfrentados a El Asad ha conllevado que contrabandistas y rebeldes usen la frontera turca para introducir mercancías, comida, medicinas y mantas en Siria y para trasladar a rebeldes y civiles heridos a Turquía.

La guerra civil siria se inició en marzo de 2011, cuando grupos rebeldes se alzaron contra el Gobierno tras la respuesta violenta de El Asad a una serie de manifestaciones pacíficas. Los combates se han intensificado en las últimas semanas, tras una ofensiva del régimen para intentar retomar ciudades ocupadas por los rebeldes.

Desde el inicio de la guerra, más de 70.000 personas han muerto, la mayoría víctimas civiles de los ataques del régimen, según cifras de la ONU. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una ONG establecida en el Reino Unido y que documenta las víctimas del conflicto, aumenta esta cifra hasta más de 120.000 muertes.

Más información