Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40 heridos en enfrentamientos entre policías e independentistas en el Sáhara

Cientos de saharauis protestan contra la resolución sobre la antigua colonia española

El Consejo de Seguridad no encarga a los "cascos azules" la vigilancia de los derechos humanos

Al grito de “¡Fuera Marruecos!”, “¡Autodeterminación!” y enarbolando banderas independentistas cientos de saharauis se han manifestado en El Aaiún, Cabo Bojador y Smara, en protesta por la resolución aprobada, por unanimidad, el jueves, por el Consejo de Seguridad de la ONU. Las concentraciones empezaron el jueves por la noche en Bujador y continuaron a lo largo del fin de semana.

Tras requerir en vano a los manifestantes que de disolvieran las fuerzas del orden cargaron en varias ocasiones. En total hubo unos 40 heridos en El Aaiún si se suman los balances proporcionados por la Wilaya (Gobierno Civil) y las ONG que defienden a los independentistas. Seis policías y cuatro miembros de las fueras auxiliares resultaron heridos el viernes, según un comunicado oficial.

Al menos una treintena de manifestantes también sufrieron heridas de diversa consideración, según Codesa, la ONG que encabeza la activista saharaui Aminatú Haidar, una cifra que corrobora un equipo de Amnistía Internacional que viajó a El Aaiún. Hamud Iguilid, de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, aseguró que las protestas fueron pacíficas y la represión “desproporcionada”.

Los videos enlazados en esta información han casi sido todos suministrados por vecinos de El Aaiún y de Bujador, algunos de ellos simpatizantes del independentismo saharaui. Los medios oficiales marroquíes no han proporcionado información sobre los disturbios excepto el comunicado.

El Consejo de Seguridad adoptó una resolución que prorroga un año el mandato de la Minurso, pero no lo amplía para que este contingente de la ONU desplegado en el Sáhara sea competente para supervisar el respeto de los derechos humanos por Marruecos, en la parte mayoritaria de la antigua colonia española que controla, y en las zonas bajo la autoridad del Frente Polisario. EE UU propuso otorgar esta atribución a la Minurso, pero el rechazo de Marruecos, secundado por Francia, Rusia y, en menor media, España, le incitó a dar marcha atrás.

Las autoridades marroquíes se han alegrado de esta rectificación estadounidense. Introducir los derechos humanos en el mandato de la Minurso era “una maniobra política para perturbar la lógica de las negociaciones” entre Rabat y el Polisario, según el primer ministro Abdelilá Benkirane. Las grandes ONG internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han lamentado, en cambio, la no inclusión en la resolución de un mecanismo para vigilar los derechos humanos.

La Fundación Robert Kennedy, que desarrolló una labor de persuasión con la Administración estadounidense, se mostró especialmente crítica con el Consejo de Seguridad que, sostiene, no tuvo en cuenta las recomendaciones de Juan Méndez, el relator de la ONU sobre la tortura, y Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU. En un comunicado pidió que, a partir de ahora, se organicen visitas mensuales al Sáhara del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, de los relatores especiales y de los grupos de trabajo sobre detenciones arbitrarias y desapariciones involuntarias.

Más información