Bélgica rastrea 48 domicilios en todo el país en busca de yihadistas

La policía detiene a seis sospechosos de reclutar europeos para la guerra siria

Agentes cargan material tras un registro en Vilvoorde (Bélgica).
Agentes cargan material tras un registro en Vilvoorde (Bélgica).AFP / Getty

El radicalismo islámico se acerca cada vez más al corazón de Europa. La policía belga vivió ayer una jornada frenética que culminó con 48 registros y seis detenciones en relación con el presunto reclutamiento de belgas para luchar en la guerra civil siria. Las autoridades movilizaron a 225 policías que rastrearon domicilios en varias ciudades del país, principalmente Amberes y los alrededores de Bruselas. Los detenidos están acusados de participar en el grupo terrorista radical Sharia4Belgium, según explicó la fiscalía belga.

La marcha de europeos a Siria para enrolarse en el conflicto que vive el país desde hace dos años preocupa a las autoridades europeas, que cifran en varios cientos el número de ciudadanos comunitarios implicados en la guerra. Esa creciente radicalización en suelo europeo afecta en buena medida a Bélgica, de donde han partido en los últimos meses unos 80 ciudadanos con destino a Siria, según un portavoz de la fiscalía. Esa cifra coloca a Bélgica entre los países con una mayor incidencia de este fenómeno, por detrás de Reino Unido, Holanda y Francia, de acuerdo con las cifras que ofrece el Centro Internacional para el Estudio del Radicalismo.

Entre los seis detenidos figura Fouad Belkacem, un antiguo portavoz del grupúsculo terrorista Sharia4Belgium, así como otra persona herida en la contienda siria. La investigación ha identificado a una treintena de ciudadanos belgas que han viajado a Siria en los últimos meses para participar en el conflicto. Los medios del país se han hecho eco en los últimos meses de numerosos casos de jóvenes que han desaparecido de sus domicilios para unirse a los rebeldes al régimen de Bachar el Asad.

Las pesquisas sobre este grupo terrorista, que comenzaron hace más de un año, “revelan que forma parte de un movimiento yihadista internacional más amplio”, aseguró el portavoz de la fiscalía en conferencia de prensa. El agravamiento de este problema ha llevado al Ministerio del Interior belga a crear un grupo especial de lucha contra el radicalismo de origen islámico. Más allá del marco comunitario, tanto Bélgica como Francia estudian nuevas herramientas para frenar el alistamiento de europeos en las facciones más radicales de la oposición siria. Entre otros elementos, está en discusión si se puede considerar delito viajar voluntariamente a esas zonas, no solo la labor de reclutamiento.

La Unión Europea explora una mayor cooperación con Turquía para controlar esos movimientos, pues los desplazamientos a Siria pasan necesariamente por ese país, según explicó el coordinador europeo de la lucha antiterrorista, Gilles de Kerchove, en una reciente entrevista con este diario.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS