Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes atacan con fuego de mortero el centro de Damasco

Los proyectiles alcanzan una zona de seguridad situada a apenas un kilómetro de la residencia del presidente El Asad

Bomberos observan un coche incendiado ayer en el centro de Damasco.
Bomberos observan un coche incendiado ayer en el centro de Damasco. SANA

Las milicias rebeldes sirias atacaron este lunes con proyectiles de mortero el centro de Damasco, provocando graves daños materiales en una zona muy cercana a la residencia del presidente Bachar El Asad, a apenas un kilómetro de esta. El Gobierno ha respondido cargando contra los atacantes desde un puesto militar en el monte Kasiyun, intensificando notablemente los enfrentamientos en la capital del país, que es el bastión del régimen. Además, uno de los líderes militares rebeldes, Riad El Asad, ha sido herido de gravedad cuando una bomba ha estallado cerca del coche en el que viajaba, en la región oriental de Deir Al Zur.

La de este lunes ha sido una de las jornadas en la que más intensos han sido los enfrentamientos en Damasco desde que comenzara el levantamiento de los rebeldes en contra del presidente El Asad, hace dos años, según varios grupos opositores y testigos presenciales citados por las agencias de información. Los milicianos lanzaron proyectiles de mortero contra la plaza Omeya, un punto en el que se halla un cuartel central del Ejército sirio y la televisión estatal, pasadas las seis de la mañana, hora local (una hora menos en la España peninsular). El ataque duró varias horas.

La televisión estatal informó de que hubo varias víctimas durante el ataque, sobre todo en el edificio de la ópera, cerca de las oficinas centrales del partido Baath, del presidente El Asad. Por su parte, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, un grupo opositor radicado en Londres, dijo en un comunicado que no tenía informes que hablaran de víctimas mortales en el ataque.

De momento, el régimen controla la mayor parte de Damasco, y ejerce un férreo control sobre el centro de la capital. Los rebeldes han hecho algunas incursiones en esa zona, pero ataques como el de este lunes son poco comunes, dado el nivel de penetración de las milicias dentro de territorio controlado por el Ejército. Hace un mes una serie de ataques con coches bomba en el centro de la capital se cobró más de 60 vidas en una sola jornada.

El líder rebelde Riad El Asad, que perdió una pierna en el ataque sufrido el domingo por la noche en Deir Al Zur, fue coronel de la Fuerza Aérea del régimen hasta su defección en julio de 2011. Posteriormente pasó a comandar el Ejército Libre Sirio, la principal milicia opositora, algo que hizo hasta su reemplazo el pasado mes de diciembre. El coronel tomó parte en la planificación de la operación rebelde que en julio de 2012 acabó con la vida de Asef Shawjat, cuñado y próximo colaborador de Bachar El Asad.

Los milicianos han lanzado proyectiles  contra la plaza Omeya, donde están un cuartel central del Ejército sirio y la televisión estatal

El diario The New York Times ha revelado este lunes que la Agencia Central de Inteligencia norteamericana ha ayudado a Turquía y varios Gobiernos árabes a enviar armas y demás equipamiento militar a los rebeldes dentro de Siria. El transporte, por vía aérea, comenzó en 2012 y se ha intensificado en los pasados meses, según ese rotativo.

Ha habido hasta ahora más de 160 vuelos cargados con material a varios aeropuertos en Turquía y Jordania, ambos países con frontera con Siria. El papel de la CIA ha sido meramente asistencial, según fuentes oficiales norteamericanas. Algunas de esas armas proceden, según las fuentes consultadas por el Times, de Croacia. El Gobierno de ese país ha anunciado que retirará a sus 98 soldados de la fuerza de paz de Naciones Unidas en los Altos del Golán por temor a represalias del régimen.

Tanto Irán como la milicia chiíta Hezbolá, cuya rama política controla el Gobierno de Líbano, han asistido militarmente al régimen sirio. El domingo, durante una visita a Irak, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, instó al primer ministro Nuri Al Maliki a que haga lo posible para evitar que las armas que Irán envía a Siria pasen por su espacio aéreo.

De forma pública, Estados Unidos se opone al envío de armas a los rebeldes sirios. El viernes, durante una visita a Jordania, el presidente Barack Obama dijo que considera que la oposición de El Asad no está lo suficientemente unida, y que la presencia en ella de grupos radicales le impide decantarse por el envío de armas para asistirle en su labor de acoso al régimen.

En el conflicto ya han fallecido más de 70.000 personas, según el último recuento de la ONU. Ha huido de Siria, además, más de un millón de personas. Casi la mitad de ellos se ha refugiado a Jordania un país que soporta una grave crisis económica y que debe invertir ahora unos 500 millones de dólares anuales en atender las necesidades alimenticias y médicas de esos sirios, según estimaciones gubernamentales.