Al menos 114 muertos en cuatro atentados en dos ciudades de Pakistán

Un grupo antichií y otro separatista baluche han reivindicado los tres atentados de Quetta Las cuatro explosiones han dejado más de 200 heridos

Uno de los heridos en un atentado recibe atención en un hospital de Quetta.
Uno de los heridos en un atentado recibe atención en un hospital de Quetta. BANARAS KHAN (AFP)

Al menos 114 personas han perdido la vida y unas 200 han resultado heridas este jueves en cuatro atentados terroristas perpetrados en las ciudades paquistaníes de Quetta y Mingura, según las autoridades del país. Los ataques con bombas han sido cometidos por distintos grupos. Lashkar-e-Jhangvi, una organización extremista suní, ha reivindicado la autoría del doble atentado suicida en un barrio chií de Quetta, mientras que los separatistas baluches se han proclamado responsables de la explosión de otra bomba en un mercado de la misma ciudad. Todavía se desconocen los autores del atentado en un seminario islámico de Mingura, en una región con fuerte presencia talibán. Las autoridades de la inestable provincia de Baluchistán, de la que Quetta es capital, han declarado tres días de luto.

El ataque más sangriento se ha registrado en la capital baluche. Con un margen de apenas diez minutos, dos explosiones en un club de snooker –una variante del billar– han provocado la muerte de 82 personas y más de 121 heridos, según ha informado la policía local.

Las autoridades  han declarado tres días de luto en Baluchistán

Estos dos atentados suicidas se han registrado en un barrio chií y la organización terrorista Lashkar-e-Jhangvi, que suele atacar objetivos chiíes, ha reivindicado la autoría del ataque. Los líderes de la comunidad chií, que representa el 20 por ciento de la población paquistaní, han pedido a los militares que tomen el control de la región para proteger a esta minoría. También han advertido que no permitirán que se entierre a las víctimas de este doble atentado hasta que no se atiendan sus demandas, según la agencia Reuters.

Horas antes del doble atentado, la explosión de otra bomba en un mercado de Quetta ha acabado con la vida de once personas y ha herido a otras 40, en su mayoría vendedores de verduras y de ropa de segunda mano, según ha informado el oficial de policía Zubair Mehmood. Las autoridades sostienen que el objetivo del explosivo era una unidad de los paramilitares Cuerpos Fronterizos, muy presentes en la región. Dos oficiales civiles y un paramilitar de este grupo se encuentran entre los fallecidos.

El ataque de Mingura se produjo contra un seminario islámico
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Ejército Unido Baluche ha asumido la autoría de este atentado terrorista. Este grupo es uno de los que combate por la independencia de Baluchistán, una región pobre, pero con reservas de cobre, oro y gas, en la que residen ocho de los 180 millones de habitantes de Pakistán.

Además de los ataques de Quetta, este jueves se ha registrado otra acción terrorista en Mingura, la principal ciudad del valle del Swat, en el noroeste del país. Al menos 21 personas han muerto y más de 60 han resultado heridas por el estallido de otro explosivo en un seminario religioso. Al principio se ha barajado una fuga de gas como posible motivo de la explosión, pero después se ha confirmado que ha sido un ataque con bomba. Akhtar Hayat, jefe de la policía de Swat, lo ha calificado de “acto terrorista”, según la agencia AFP. No está claro por qué el centro, del grupo misionero islámico Tablighi Jamaat, ha sido objetivo de este ataque.

El valle del Swat es una región con una fuerte presencia talibán, y fue precisamente en Mingura donde Malala Yousafzai, una estudiante de 14 años, fue tiroteada por los talibanes por defender el derecho de las niñas paquistaníes a recibir una educación.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS