Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hasta luego de Ebrard

El alcalde de México abandona este miércoles su cargo con la mira puesta en la presidencia del PRD y en la carrera electoral de 2018 a la jefatura del Estado

Marcelo Ebrard.
Marcelo Ebrard. REUTERS

Fracasos deportivos y horrendas y recurrentes crisis financieras cimentaron la idea entre los mexicanos de que su país, este pueblo, era el de “ya merito”. Las grandes ilusiones se convertían en bochornosos fracasos justo cuando más cerca estaba de alcanzarse alguna gloria. Por mencionar un caso, en 1994 con Carlos Salinas en la presidencia México iba a entrar al primer mundo y pero lo que ocurrió fue el alzamiento zapatista, dos magnicidios y un efecto Tequila que dejó a millones de mexicanos en la pobreza. A nivel personal, algo parecido ocurre con Marcelo Ebrard, el popular alcalde de la capital mexicana que entrega este miércoles el poder de la ciudad. El año pasado, Ebrard (Distrito Federal, 1959) por poco era el candidato de la izquierda a la presidencia en 2012. Pero no fue, y ahora emprende un largo camino que nadie sabe a dónde le llevará, si ahora sí a la candidatura presidencial de 2018 o a ser un nuevo ejemplo del tan mexicano “ya merito”.

Ebrard es un sobreviviente. Alumno aplicado de ese viejo lobo de la política que es el hoy senador Manuel Camacho Solís (que también gobernó esta ciudad, entre 1988 y 1994), el hasta ayer jefe de gobierno capitalino salió del PRI cuando Camacho y los suyos quedaron apestados después del asesinato del candidato presidencial priísta Luis Donaldo Colosio (23 de marzo de 1994), a quien Camacho hizo sombra al grado de llegar a confundir a los priístas sobre quién era “el bueno” de Salinas en las presidenciales de aquel convulso año.

La travesía hasta lo que concluyó ayer comenzó cuando Camacho y Ebrard fundaron en 1995 el Partido del Centro Democrático, una efímera organización cuya única militancia visible eran comerciantes ambulantes. Marcelo, como le llaman con familiaridad los capitalinos, llegaría a la Cámara de Diputados en 1997 bajo las siglas de otro partido, el cuestionado Verde Ecologista de México, pero se convirtió de inmediato en legislador independiente.

En el año 2000, sin posibilidad de triunfo alguna, compitió por la jefatura de gobierno. En el camino renunció a favor de Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien tras ganar le hizo jefe de la policía de la capital, donde tuvo un fracaso que por poco le costó la carrera.

En noviembre de 2004 un operativo policíaco en Tláhuac acabó en el linchamiento de dos policías federales, como el nombramiento del jefe de la seguridad pública del Distrito Federal depende de la presidencia de la República, el entonces mandatario Vicente Fox cesó a Ebrard, quien fue investigado por los hechos. López Obrador lo rescató y lo puso al frente de la secretaría de Desarrollo Social de la capital, de donde salió para ser candidato en 2006.

Ya en el poder, Ebrard imprimió un estilo que le granjeó aplausos y críticas por igual. Lanzó una estrategia de movilidad que agregó a la ciudad su primer línea de Metro, la 12, en más de diez años, 3 líneas más de Metrobús y un exitoso programa de renta de bicicletas que da servicio en algunos de los barrios más populares y populosos de la ciudad. Pero al mismo tiempo, desdeñó reclamos de ciudadanos y de especialistas y se empeñó, incluso pasando por encima de recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos, en construir segundos pisos de peaje que unos dicen que no solucionarán en nada el problema de movilidad y otros que de la forma en que fueron hechos, violan ordenamientos del espacio público.

En los últimos seis años, la capital ha sido remozada, parques y calles han recobrado vida que no habían tenido en décadas. Y, sobre todas las cosas, Ebrard ha tenido éxito en que los habitantes de la ciudad de México crean que forman parte de una comunidad cuya convivencia y seguridad contrasta con el resto del país, donde hay regiones enteras donde la delincuencia causa terror cotidiano.

El periodo de Ebrard pasará además a la historia por dos leyes aprobadas en este sexenio. Con casi nueve millones de habitantes, la capital mexicana es la única entidad mexicana donde está permitido el aborto hasta la semana 12 de gestación, del mismo modo que son plenamente legales los matrimonios de personas del mismo sexo.

También será recordado por una tragedia donde un operativo policíaco en junio de 2008 en la discoteca News Divine dejó nueve adolescentes muertos, además de tres policías, por aplastamiento. Decenas de jóvenes más fueron detenidos ilegalmente y vejados. Nadie del Gobierno pagó con cárcel por esas trágicas decisiones. Ebrard sobrevivió a la crisis despidiendo a su jefe de la policía y al fiscal de la ciudad, cargo al que llegó y en esas circunstancias Miguel Ángel Mancera, quien se volvió un popular fiscal, tanto que lograría la candidatura de la izquierda a la alcaldía del DF y una aplastante victoria este año.

Resultados y estilo hicieron de Ebrard un claro aspirante a la candidatura de la izquierda en 2012. Pero para ello tendría que romper con López Obrador, el ex jefe con el que mantuvo un elegante pulso en los últimos años. Mientras éste era visto como un mal perdedor que al haber desquiciado a la capital en el conflicto poselectoral de 2006 había dilapidado su capital tras su polémica derrota de aquel año, Ebrard parecía en cambio un ejecutivo moderno, —si bien con un comportamiento que algunos han tachado de soberbio—, de una izquierda con argumentos a la hora de dar resultados en el gobierno. Pero cedió en 2011 a López Obrador la candidatura y lo demás es historia.

Sin cargo público a partir de este miércoles, Marcelo, que en los seísmos es el primero en usar twitter para ir dando orientación del estado de la ciudad, cerró con algunos sobresaltos su gestión, como la violenta protesta del sábado pasado en la que la policía ha sido criticada tanto por haber cometido excesos contra gente que protestaba de manera pacífica como por omisiones ante hechos vandálicos. A partir de este miércoles, Marcelo comienza una nueva cruzada, que podría llevarle a presidir el PRD del cual ya se ha ido López Obrador. En los años que vienen se verá si de nuevo este maestro en relaciones internacionales por El Colegio de México logra reposicionarse o si, apelando a otro dicho deportivo, termina atrapado en aquel adagio mexicano del “jugamos como nunca, perdimos como siempre”. O sea, otro “ya merito”.