Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama advierte contra el uso de armas químicas en Siria

El portavoz del presidente asegura que su utilización sería cruzar “una línea roja” que provocaría una respuesta militar

Hillary Clinton y Barack Obama en un consejo de ministros.
Hillary Clinton y Barack Obama en un consejo de ministros. Bloomberg

En una escalada verbal de las amenazas que podría ser el preludio de la preparación de ataques armados, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió este lunes al régimen de Bachar el Asad en contra del “trágico error” de emplear armas químicas en contra de los rebeldes que le disputan el control de Siria. “Habrá consecuencias”, dijo Obama. El presidente hizo esas advertencias durante un discurso en un simposio sobre desarme nuclear en la Universidad Nacional de Defensa en Washington.

Previamente, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, había advertido a Siria de que usar armas químicas sería cruzar “una línea roja” que provocaría una respuesta militar. “Nuestra preocupación sobre las intenciones del régimen sirio respecto al uso de los arsenales de armas químicas ha aumentado”, dijo Carney, en su rueda de prensa diaria en la Casa Blanca.

“Cualquier uso o proliferación de armas químicas por parte del régimen seria cruzar una línea roja”, ha puntualizado Carney, quien ha señalado que el presidente Barack Obama estableció ese límite hace meses y ha añadido que la Administración está preocupada sobre recientes informes que hablan del traslado de esas armas ante la pérdida de territorio del Gobierno frente a las fuerzas de la oposición.

Sin querer entrar en detalles, el portavoz de Obama ha dicho que la Casa Blanca está preparada “para todos los escenarios”. “No quiero especular”, ha declarado Carney, “pero tener todo tipo de planes de contingencia es lo responsable”.

Según fuentes del espionaje norteamericano, el régimen de Bachar el Asad ha estado trasladando componentes de armas químicas en los últimos días. La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Rodham Clinton, quien se encuentra de visita en Praga, reiteró la declaración de Obama de que cualquier acción siria relacionada con armas químicas era inaceptable para Washington y provocaría una respuesta. “Hemos dejado muy claros nuestros puntos de vista: Esta es una línea roja para Estados Unidos”, dijo Clinton a la prensa. “No voy a telegrafiar ninguna medida específica de lo que podríamos hacer en el caso concreto de que el régimen de Asad haya recurrido al uso de armas químicas contra su propio pueblo. Pero basta con decir que ciertamente estamos planeando actuar si esa eventualidad ocurre”, puntualizó la jefa de la diplomacia.

Se cree que Siria tiene varios cientos de misiles capaces de llevar ojivas con armas químicas. Su arsenal representa una amenaza para aliados estadounidenses, como Turquía e Israel, y Obama se refirió específicamente a las armas no convencionales como una potencial causa para que Estados Unidos se involucre de manera más profunda en la guerra civil siria.

El pasado mes de agosto, Obama lanzaba una dura advertencia al régimen sirio. “Se lo hemos dejado muy claro al régimen de El Asad y a otros actores en la región. Para nosotros se llegaría a un límite si empezamos a ver movimiento o uso de armas químicas. Eso haría cambiar mis cálculos”, dijo el presidente en conferencia de prensa en la Casa Blanca. “Estamos controlando la situación de forma muy cuidadosa. Y tenemos preparados una serie de planes de contingencia”, añadió el presidente, que dijo que el de las armas químicas “es un elemento decisivo”. “Habrá enormes consecuencias si vemos que las armas químicas son utilizadas”, reiteró.

Hasta la fecha, EE UU ha buscado una solución diplomática al conflicto, mediada en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde se ha encontrado reiteradamente con el veto y la oposición activa tanto de Rusia como de China.

El conflicto sirio comenzó en marzo de 2011. La cifra de fallecidos por la campaña de represión gubernamental oscila entre los 18.000 que mantiene la ONU o los 23.000 que estiman los grupos opositores. EE UU y sus socios occidentales ha propuesto que el Consejo de Seguridad emita una condena al régimen y amenace con el uso de la fuerza, canalizado a través de la OTAN, si no desiste de la violencia contra la población civil.