Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enviado de la ONU arranca un tibio compromiso de tregua en Siria

El Ejército del régimen se compromete aunque se reserva el derecho a responder a ataques

Un comandante de los alzados expresa el compromiso de sus hombres a respetarlo

Un rebelde dispara desde el barrio Karmal Jabl, en Alepo.
Un rebelde dispara desde el barrio Karmal Jabl, en Alepo. AP

El Ejército sirio ha anunciado hoy un cese de sus operaciones militares durante los cuatro días de la festividad musulmana del Eid al Adha (fiesta del Sacrificio), que comienza mañana, pero se reservó "el derecho a responder" en caso de ataques de los grupos rebeldes. En un comunicado leído en la televisión siria, el Mando General de las Fuerzas Armadas dijo que actuará si los "terroristas", como denomina a los rebeldes, "atacan, fortalecen sus posiciones o reciben suministro de armas o personas desde dentro o fuera del país". La propuesta de alto el fuego "unilateral" fue presentada esta semana por el enviado de la ONU a Siria, Lakhdar Brahimi, de visita oficial en Damasco

Sin embargo, horas antes de que entrara en vigor la tregua, el Ejército ha lanzado varios proyectiles sobre un barrio del sur de Damasco, según informa Reuters citando testigos de los bombardeos. Los cohetes han impactado en el barrio de Hajar al Aswad.

El Ejército sirio se comprometió a proteger a los civiles y a las propiedades públicas y privadas de cualquier agresión, incluido el uso de coches bombas y otros artefactos explosivos. Asimismo, se declaró en contra de que los grupos armados "fortalezcan sus posiciones por el anuncio de la tregua u obtengan suministros", ya sea en forma de personal o munición.

Las Fuerzas Armadas agregaron que también actuarán si "los países vecinos facilitan la entrada de terroristas a territorio sirio, lo que supone la violación de su compromiso internacional de lucha contra el terrorismo". Según el comunicado, este alto el fuego condicionado entrará en vigor a partir de mañana, viernes, hasta el próximo lunes.

Un comandante del Ejército Libre de Siria (ELS) se ha comprometido de igual modo a respetar la tregua y a que sus combatientes no la comprometan. Este responsable de las fuerzas rebeldes ha pedido, no obstante, la liberación de los prisioneros. La estructura del ELS sigue patrones un tanto dispares según la provincia en la que esté desplegado, por lo que la aceptación de un mando rebelde no debiera necesariamente llevar a que los alzados en bloque la acaten.

Según informó a Efe el número dos de la milicia rebelde, Malek Kurdi, "las condiciones del régimen [para el alto el fuego] coinciden con las nuestras", pero criticó al mismo tiempo la falta de supervisión internacional para vigilar el cumplimiento de la tregua.