Las FARC reciben garantías legales para el inicio del proceso de paz el jueves

Interpol levanta la orden de captura contra los negociadores de la guerrilla colombiana

Imagen difundida en septiembre de 2007 de la holandesa Tanja Nijmeijer, una de las portavoces de las FARC que no acudirá a las reuniones de Oslo.
Imagen difundida en septiembre de 2007 de la holandesa Tanja Nijmeijer, una de las portavoces de las FARC que no acudirá a las reuniones de Oslo.AP

Después de superar dificultades meteorológicas y de que Interpol levantara las órdenes de captura en contra de los negociadores de la guerrilla, el Gobierno colombiano y el grupo de negociadores de las FARC han confirmado que la tan anunciada cita por la paz empezará este jueves en Oslo (Noruega). Será el inicio formal a las conversaciones de paz que buscan terminar con 50 años de conflicto armado.

La delegación gubernamental partió el martes de Bogotá encabezada por el exvicepresidente Humberto de la Calle, que dijo sentir un “optimismo moderado”. “Creemos que hay elementos estructurales que permiten abrigar la esperanza y la idea de que traeremos buenas noticias para Colombia”, afirmó frente a un avión de la Fuerza Aérea Colombiana.

El arranque del diálogo se vio empañado por la incertidumbre sobre la asistencia de varios de los negociadores de las FARC, entre ellos Iván Márquez, segundo al mando de la guerrilla, y Rodrigo Granda, apodado el canciller de las FARC. La razón era que no se había hecho oficial el levantamiento de las órdenes de captura internacional que pesaban en su contra. También trascendió que Márquez había demorado su salida hacia La Habana —lugar de encuentro de los guerrilleros previo al viaje a Oslo— por dificultades climáticas. Sin embargo, ayer en la tarde se conoció que Colombia había pedido oficialmente a la Interpol que suspendiera las órdenes de detención contra los negociadores de la guerrilla.

Según una fuente de Interpol, ha sido Colombia quien ha tomado la decisión de levantar las órdenes de captura, y no esta organización policial, cuyo trabajo se limita a informar a sus Estados miembros las notificaciones que emiten los países que buscan a un compatriota, para que este sea arrestado.

Otro inconveniente fue el anuncio de la guerrilla —a última hora— de que agregaría al grupo de negociadores a la holandesa Tanja Nijmeijer, quien lleva una década en las FARC y sobre quien pesa una orden de captura internacional por su participación en el secuestro de tres ciudadanos estadounidenses en 2003. Frente a la incógnita del papel que cumplirá la holandesa, el jefe máximo de las FARC, Timochenko, dijo el lunes, en una entrevista a la cadena RCN, que Nijmeijer “tiene una tarea concreta que realizar en el desarrollo de las conversaciones con el Gobierno”. Al final, Alexandra o Eileen como se le conoce en la banda, no estará en Oslo, pero sí será parte de la comitiva que negocie la paz en La Habana, adonde se trasladarán las negociaciones después de que se inicien en Oslo.

Para salir al paso de especulaciones sobre un posible aplazamiento por causas “no previstas”, como las calificó Timochenko, en las últimas horas las dos partes expidieron un comunicado conjunto en el que ratificaron la fecha de inicio para mañana jueves e informaron de que “a partir de la culminación de la fase exploratoria [que finalizó en agosto] y hasta la fecha, continuaron los contactos y las reuniones de trabajo preparatorias del comienzo público de la mesa de diálogo en Noruega”.

Las dos delegaciones tienen previsto reunirse en un lugar no revelado, ubicado a hora y media de Oslo, donde trabajarán a puerta cerrada definiendo los últimos detalles para la instalación oficial de la mesa de negociación.

Cuando se dé inicio a las conversaciones entre el Gobierno y las FARC, no habrá foto conjunta pero representantes del Ejecutivo noruego —que hace las veces de facilitador en este proceso— leerán un comunicado con el que se abrirá el gran telón del cuarto intento de los colombianos por encontrar la paz. Como acompañantes estarán los Gobiernos de Venezuela, Cuba y Chile.

De la Calle aprovechó para pedir a los periodistas paciencia, comprensión y discreción. “Queremos un proceso serio, sereno y tranquilo”, dijo el exvicepresidente, acompañado por el resto de la delegación salvo un miembro antes de partir juntos a Oslo con escala en Cartagena. Al grupo se unirá el general retirado de la Policía, Óscar Naranjo, quien se desplazará desde México.

"Hemos acordado con las FARC unos procedimientos para brindar la información, pero lo haremos de una manera oportuna, sencilla, cuando realmente sea necesario", dijo De la Calle.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50