Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
guerra civil en siria

Quinto día de tensión e intercambio de fuego en la frontera entre Turquía y Siria

Explota un coche bomba junto a una de las principales dependencias policiales de Damasco

Soldados turcos junto a varios vehículos blindados cerca de Akcakale, al lado de la frontera.
Soldados turcos junto a varios vehículos blindados cerca de Akcakale, al lado de la frontera. AFP

Varios proyectiles lanzados desde Siria han vuelto a caer este domingo en territorio turco cerca de la frontera y, por quinto día consecutivo, Turquía ha respondido disparando con su artillería a posiciones sirias. El fuego turco habría dañado un arsenal de las tropas sirias del presidente Bachar el Asad en la localidad de Rasm Al Ghazal, a unos 10 kilómetros de la frontera, según el canal turco de televisión de la CNN.

Mientras prosigue la tensión en la frontera, un coche bomba ha explosionado en Damasco junto a unas de las principales sedes policiales de la ciudad, informa Efe. La televisión estatal siria ha asegurado que la explosión ha sido en la calle Jaled ben al Ualid, al sur de la capital, en una acción "terrorista" que dejó al menos un herido. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo opositor con sede en Reino Unido, sostiene que hay daños materiales y varios muertos y heridos por la explosión, que tenía por objetivo, según este grupo, el edificio de la policía.

Horas antes, tres obuses sirios cayeron cerca de la localidad turca de Akcakale, a apenas unos 200 metros de la frontera, aunque esta vez nadie ha resultado herido. La artillería turca comenzó a bombardear el lado sirio de inmediato, según ha declarado a la prensa el alcalde de la localidad, Abdulhakim Ayhan. "Gracias a Dios, hoy domingo no ha habido víctimas. Las tropas turcas respondieron contra Siria disparando varios proyectiles al lado sirio", dijo Ayhan a la agencia estatal de noticias Anadolu.

Dos de los proyectiles cayeron en la tierra de nadie entre Akcakale y el primer pueblo sirio al otro lado, Tal Abyad. El tercero impactó en un almacén de productos agrícolas situado en la misma calle en la que el miércoles pasado murieron cinco personas por el impacto de otro obús disparado desde Siria.

Ese fue el incidente que propició la primera respuesta del ejército turco y que dio inicio a la actual situación de alta tensión en la frontera entre Turquía y Siria, la más grave desde el inicio de la revuelta contra El Asad, en marzo de 2011.

“Quienes intenten poner a prueba la fuerza de disuasión de Turquía, su capacidad de decisión, aquí os digo que estarían cometiendo un error fatal”, dijo el viernes el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en un discurso público en Estambul, la mayor ciudad del país. “Cuando dicen que ‘si quieres paz, prepárate para la guerra’, significa que, cuando llega el momento, la guerra se convierte en la clave para la paz”, añadió Erdogan.

La artillería turca bombardeó el lado sirio miércoles y jueves y, ese mismo día, el Parlamento dio permiso al Gobierno para que, durante un año, pueda enviar tropas al país vecino. El viernes, el Ejército turco desplazó más tropas, tanques y otras piezas de artillería en varios puntos junto a la frontera con Siria. El viernes y el sábado, varios proyectiles sirios cayeron en la provincia turca de Hatay, provocando nuevos bombardeos de posiciones sirias por parte de Turquía.

Enfrentamientos por Tal Abyad

Fue la artillería turca la que obligó a las tropas de El Asad a retirarse de Tal Abyad, dejando a los rebeldes del Ejército Libre de Siria (ELS) en control de este pueblo sirio fronterizo. Sin embargo, Tal Abyad se encontraba vacío, muchas de sus casas habían sido destrozadas por los combates y la mayoría de sus habitantes se habían refugiado en el lado turco. Además, el comandante del ELS en el pueblo reconoció que, por el momento, no tenían ningún plan.

Turquía aumentó durante el fin de semana su presencia policial y militar en Akcakale y cerró el paso fronterizo. Residentes de esa localidad turca han contado este domingo que se empezó a oír cómo Tal Abyad volvía a ser bombardeada desde el interior de Siria. Y más tarde fue cuando cayeron los tres proyectiles sirios en Akcakale y en la frontera.

Por quinto día consecutivo, las tropas, tanques y artillería turcas siguen apuntando hacia el lado sirio a la espera de nuevos acontecimientos u órdenes de Ankara.