Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yo ya lo decía

Eso va a terminar mal. El mundo es un lugar peligroso y el mundo multipolar en que vivimos todavía más. Las promesas de la Primavera Árabe se han trocado en guerra civil en Siria, asaltos mortíferos a las Embajadas de Estados Unidos y un desencuentro creciente entre el Egipto de los Hermanos Musulmanes y Washington. De Israel y la derecha estadounidense surgieron las casandras desde el primer momento. Un tópico supremacista iba en su auxilio: la ineptitud innata de determinados pueblos para la democracia.

Quien más se equivocó según esta forma de ver las cosas es Christopher Stevens, asesinado en Bengasi el 11 de septiembre, pues apostó por la democracia en Libia desde el primer momento y militó activamente en contra del excepcionalismo antiárabe. Es el primer embajador de EE UU que muere en acto de servicio desde 1979, cuando Adolph Dubs, destacado al frente de la Embajada de Kabul, fue secuestrado por una guerrilla antisoviética y cayó en un intercambio de disparos entre los secuestradores y las tropas de Moscú que se suponía iban a liberarlo.

Quien también se equivocó y el que más, siempre según esta versión neoconservadora, fue Barack Obama, que tendió la mano a los árabes y a los musulmanes, permitió el derrocamiento de los dictadores que aseguraban su sistema de alianzas, dejó crecer la bomba de los ayatolás y no ha podido frenar la escalada de una guerra sectaria en Siria, una deflagración que amenaza con arrastrar a la región entera hacia un enfrentamiento bélico de dimensiones pavorosas.

Ellos ya lo habían dicho y no se les escuchó a tiempo. Exhiben su superioridad racista junto a la inelegancia de quien siempre muestra colgada del brazo a la razón que les acompaña como pareja fiel. Estos críticos se han visto en buena parte castigados por la impericia del candidato republicano Mitt Romney, que no ha sabido cerrar filas como es de rigor y se vio en el 11-S de 2001 ante los actuales ataques terroristas planificados contra EE UU. Buscan de nuevo la identificación descalificadora con Jimmy Carter, que además de perder al embajador en Kabul perdió la presidencia ante Reagan en 1980 después del secuestro de 55 estadounidenses en la Embajada de Teherán y su frustrado rescate aerotransportado.

El mundo es más peligroso porque es más multipolar y menos americano. Los de yo ya lo decía han hecho una contribución mayor a esta deriva con los resultados catastróficos que cosecharon sus pretensiones de dominación por la fuerza que aplicaron sobre Oriente Próximo. Obama también ha contribuido, aunque de forma limitada, por su escasa capacidad para enderezar las cosas.

Uno de los grandes trucos de la demagogia política es confundir los efectos, es decir, la debilidad de Obama, con las causas: el desplazamiento de poder en el mundo multipolar. Pero ni siquiera así Romney sabe sacar rendimientos electorales.

Comentarios

Y es que lo mismo que pagan justos por pecadores nunca faltan casos en que los pecadores quieren, además, cobrar por justos. Refrán de ida y vuelta, siendo la segunda todavía peor que la primera.
Sr Bassets: Quien ha advertido, es quien "se cree superior".Quien no solo ha advertido, sino tambien ha acertado, es quien dice "yo ya lo decia".En ambos casos actua mal.Pero Ud, que no solo no "ha advertido", sino tampoco "ha acertado" no tiene la minima humildad de decir "me he equivocado" y "ellos tenian razon".Guardese esas frases para el futuro. Todavia la situacion va a ser peor.
Que Occidente apueste por la democracia en los países árabes suena a puro cachondeo. Por lo que apuestan es por el control del petróleo y demás recursos como el voltan, el uranio, etc., etc. No hay que olvidar el amiguismo de Bush, Blair y Azanr en contubernio con los déspotas de Arabia Sauidta, Catar, para eliminar a sus contrincantes en Irak y en Irán. Y esa política de falsa democracia es lo que ha conducido al desaguisado que padece el mundo árabe.
Esto siempre termina mal; Stevens, Gaddafi, Saddam…mi padre y mi madre. Yo mismo terminaré mal, sencillamente porque ese es el fin. Ahora bien, mientras estamos, vamos haciendo. La cosa es que se dice que usted debe pensar sobre las cosas que yo digo que tiene usted que pensar. Por ejemplo; ¿están capacitados los pueblos árabes para la democracia? Es una cuestión que tiene muy preocupados a todo el mundo. Mientras lo descubrimos vamos haciendo. Laborando. Como Stevens. ¿Qué hacía en Benghazi el embajador norteamericano? Parece que tenía unas reuniones con los magnates del petróleo. Negocios. Estaba laborando. Ora et labora. En la antigüedad también se discutía acaloradamente en los foros ilustrados, si los indios del nuevo mundo eran seres evangelizables o no. Esto tenía muy entretenida a la gente, mientras los exterminábamos. Stevens apostó por los negocios (del petróleo), que era lo que estaba haciendo cuando murió. ¡Ya está bien de propaganda! Seamos serios. Murió en acto de servicio. Esto sí, servicio a las transnacionales. Tenemos una idea muy equivocada de lo que es un embajador. Ahora Stevens lo convertimos en un mártir, por la democracia, y es posible que sea verdad, teniendo en cuenta lo que es hoy día la democracia. Es una manera muy novelesca de verlo. El caballero andante de la democracia luchando con los molinos de viento en Benghazi. Los besos y las flores a Obama no tienen desperdicio. ¡Menudo peloteo! Obama prometió cerrar Guantánamo y sigue abierto. Sigue en Afganistán y los drones matan a personas diariamente. Mujeres y niños. Mientras sigue apoyando a los integristas en Siria, igual que apoyo y financió a terroristas en Libia. Romney hace su juego. Igual que Obama ¡que dejó crecer la bomba de los ayatolas! Esto no se si es un servicio a la humanidad o un gesto de humildad. Dejó y dejarán crecer, el mormón también, lo que ya no es posible manipular. Lo dicho, terminaremos mal.
Que sí, que sí. Que nadie podía preveerlo. Que en 1400 años de historia del Islam no haya habido ni una sola democracia árabe es solo una coincidencia. Que los integristas armados y apoyados por USA en Afganistán o Libia terminen utilizando esas mismas armas para atacar estadounidenses en cuanto tienen ocasión es solo cuestion de mala suerte. Y no es que Bernard Henri Levi no acierte nunca, es sólo que la realidad todavía no está preparada para encajar con sus alegatos. (Pese a todo yo sigo sin arrendarle la ganancia al proximo embajador americano en Siria, despues de que triunfe allí la "democracia").
Todo radica en el hecho que hay cierta gente sin ningún sentido de humor. As simple as that. Y no pueden aceptar bromas sobre su gran profeta y en seguida sacan las bombas. Ni se han educado en jesuitas, ni han leido y dicutido el talmud. Su nivel de compresion del mundo esta calibrado cerca de zero. Y no se trata de minorias radicales, son las mayorias en estos paises que viven en la miseria cultural.
Dice una maldición china “Ojala vivas tiempos interesantes”. Este que nos ha tocado sin duda lo es. Yo estoy con los ojos como platos. No salgo de mi asombro. Los chinos son gente muy inteligente y tiene un refranero tan bueno como el nuestro. En los tiempos interesantes las cosas terminan mal. A nivel global, y tomando una edad planetaria como medida del tiempo, no hay ninguna duda de que esto terminará muy mal. El sol es una estrella que, según los expertos, no está en su cenit. Cuando llegue a él, sencillamente nos abrasará. No quedará un solo demócrata en este planeta capaz de soportar esas condiciones. Si acaso alguna bacteria integrista indestructible. Si algo sobrevive, cuando la estrella sol termine su ciclo y muera, la tierra también morirá con ella, si es que no lo ha hecho antes. A nivel individual la cosa también termina mal. La muerte es un estado incompatible con la vida, y una de las pocas certezas que tenemos sobre nuestra existencia. Pero la maldición china es mucho más incomoda que todas estas certezas. Esta hacer referencia a un tiempo más breve, y por insignificante que sea a nivel planetario, para nosotros vital. Si en este efímero hito de vida, que es la nuestra, tenemos la mala suerte de vivir “tiempos interesantes”, que dios no coja confesados. Yo estoy encantado. Los acontecimientos diarios son reveladores de la condición humana, de sus miserias, de sus tribulaciones, de sus miedos. Lo siento por mis hijos, por el tiempo que les ha tocado vivir ¡Jodidos chinos!