Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El argelino Brahimi acepta sustituir a Annan como mediador en la guerra siria

El diplomático ha pedido que el nombre y el alcance de la misión se reajusten

Uno de sus retos será salvar la desunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

El diplomático argelino Lajdar Brahimi, en una imagen de 2004.
El diplomático argelino Lajdar Brahimi, en una imagen de 2004. EFE

El diplomático argelino Lajdar Brahimi, de 78 años, ha aceptado este jueves reemplazar al ghanés Kofi Annan en sus labores de mediación en el conflicto sirio al servicio de la ONU y de la Liga Árabe, según han informado fuentes de Naciones Unidas a la agencia Reuters. Annan anunció el 2 de agosto que no seguiría con el encargo y que lo abandonaría en cuanto terminase su mandato actual, el 31 de agosto.

Al cabo de varios días en los que el nombre de Brahimi iba cogiendo fuerza sin que él se pronunciase, fuentes diplomáticas aseguran que ya se ha comprometido a tomar el testigo de la fallida misión de Annan. Según indica Reuters, el argelino, que ha sido enviado especial de la ONU para Irak, Afganistán, Sudáfrica y Haití, entre otros cargos, además de asesor de la Liga Árabe, habría pedido que se cambiase el título y el alcance de la misión para no ser visto como un mero reemplazo del ghanés, condición que el secretario de la ONU, Ban Ki-moon, habría aceptado. De momento no se sabe cómo se llamará su misión ni que atribuciones diferentes tendrá con respecto a la de Annan, que trabajó bajo el título de enviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe.

Annan renunció a la misión tras chocar contra la división en el Consejo de Seguidad de Naciones Unidads. Cuando anunció su salida el 2 de agosto, el diplomático ghanés, exsecretario general de la ONU, citó como uno de los motivos de su marcha que los países del Consejo no eran capaces de acordar resoluciones contundentes sobre el conflicto, debido a los vetos de China y Rusia.

El plan de Annan contemplaba la retirada de las tropas y del armamento pesado de las ciudades, el cese de las hostilidades, el acceso de las agencias humanitarias y de la prensa internacional a las zonas en conflicto y el inicio de un diálogo.

Gobierno y oposición se comprometieron a cumplir el plan de paz y la ONU envió un equipo de 300 observadores para supervisar su cumplimiento, sin embargo, ninguna de las partes ha cumplido con lo acordado y la misión se ha visto obligada a suspender sus operaciones y a retirar a la mitad de su contingente debido a la escalada violencia

Brahimi coge el relevo con el objetivo de promover una "transición política" -en palabras recientes del diplomático argelino- que cierre la guerra siria. "El Consejo de Seguridad y los países de la región deben unirse (...). El mundo no puede seguir dividido mientras esa población [los civiles sirios] llora", ha declarado el diplomático, cuyo nombramiento aún no se ha hecho oficial.