Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande sube el salario mínimo un 0,6%

La promesa electoral satisface a la patronal y disgusta a los sindicatos

El presidente francés François Hollande.
El presidente francés François Hollande. AFP

François Hollande ha cumplido hoy otra de sus promesas electorales. Su ministro de Trabajo, Michel Sapin, ha anunciado a los agentes sociales que el salario mínimo profesional (SMIC) subirá un 2% desde el 1 de julio. La cifra incluye la inflación registrada desde la última actualización del sueldo base, que es del 1,4%, lo que significa que el aumento real del salario será de un 0,6%. Esto supone que la hora de trabajo que hoy se cobra a 9,22 euros se cobrará a 9,40, y que el salario mínimo bruto mensual pasa desde los 1.398,37 euros actuales a los 1.425,67. Con esas cifra, Francia pasa a tener el salario mínimo más alto de Europa después de Luxemburgo.

La medida del Gobierno socialista, que es la primera subida de los salarios mínimos en seis años y la más importante en 15, ha sido definida como “una ruptura con las políticas de los Gobiernos precedentes” por Sapin. La patronal, que temía una subida más alta que pudiera perjudicar la competitividad de las empresas, ha festejado la moderación del aumento, y lo ha considerado “razonable”. La presidenta del MEDEF, Laurence Parisot, ha afirmado que el Gobierno “ha entendido la realidad de la economía actual y que el objetivo principal es el empleo, el empleo y el empleo”.

Los sindicatos han mostrado su decepción por una decisión “demasiado simbólica” que lanza, han dicho, “una mala señal” a los trabajadores: “Es una medida política”, ha dicho Bernard Thibault, líder de la CGT. Otros dirigentes han subrayado que el aumento dará para “una baguette de pan a la semana”.

La medida afectará al menos a 1,6 millones de trabajadores que cobran el SMIC a tiempo completo y a un 25% de los que trabajan a tiempo parcial. Ahora, el Gobierno y los agentes sociales deberán negociar los detalles durante la gran conferencia social convocada para el 9 y 10 de julio, que abrirá personalmente Hollande en París.