Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque talibán a un hotel de Kabul deja una veintena de muertos

Un comando de insurgentes irrumpe en un complejo hotelero y secuestra a decenas de clientes

Los combates duran casi doce horas

Helicópteros militares de la OTAN sobrevuelan el hotel atacado por los talibanes.
Helicópteros militares de la OTAN sobrevuelan el hotel atacado por los talibanes. EFE

Una veintena de personas han muerto en un ataque perpetrado por los talibanes en un hotel de alto nivel situado en las afueras de Kabul. Un comando de cinco insurgentes armados con lanzagranadas y metralletas irrumpió en el complejo sobre la media noche hora local, durante una fiesta, y mantuvo como rehenes a decenas de clientes durante toda la noche.

Las fuerzas de seguridad afganas tardaron casi doce horas en repeler el ataque, en el que han fallecido al menos una quincena de civiles, tres guardias de seguridad y un policía además de los atacantes. Las cifras no son definitivas.

"Los insurgentes utilizaron los civiles como escudo humanos para protegerse, y esta mañana todavía quedaban unos 50 clientes del hotel en manos de los atacantes", explicó una fuente del ministerio del Interior afgano.

Unas 300 personas se hallaban en el complejo hotelero cuando empezó el ataque, y muchas de ellas se tiraron en las aguas del lago al borde del que está ubicada la instalación para salvarse. El Hotel Spozhmai se halla en una zona recreativa de Kabul conocida como Qargha Lake, a unos 10 kilómetros del centro de la capital afgana.

Los talibanes han revindicado el ataque, denunciando el uso que hacen del hotel extranjeros y afganos de alto poder adquisitivo, que se dedican a celebrar ahí "fiestas salvajes". Los talibanes denuncian que en el hotel se "practica la prostitución".

"Esto es un crimen en contra de la humanidad porque los insurgentes atacaron a civiles, niños y mujeres que cenaban al borde del lago. No había ni un soldado en la zona", dijo el general Mohamed Zahir, jefe de la unidad de investigación de la policía de Kabul.

La violencia se ha recrudecido en Afganistán desde el inicio, hace casi un año, de la retirada de las fuerzas de la OTAN, en un proceso que debe concluir en 2014, cuando el Ejército afgano se hará con el control de la seguridad en todo el país.