Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tregua de las pandillas salvadoreñas rebaja el número de asesinatos

Se cumplen 100 días del pacto logrado entre las pandillas con mediación de la Iglesia

El índice de homicidios diarios ha descendido de unos 15 muertos diarios a siete

Pandilleros de la Mara Salvatrucha, el martes en una prisión salvadoreña.
Pandilleros de la Mara Salvatrucha, el martes en una prisión salvadoreña. AFP

Han pasado 100 días de la tregua pactada entre las dos principales “maras” -pandillas criminales- de El Salvador, y lo más notable ha sido el significativo descenso de los homicidios, una disminución sin precedentes en la última década.

Hace más de tres meses que la Mara Salvatrucha y la Pandilla 18, bajo los auspicios de la Iglesia Católica, lograran establecer la tregua para dejar de agredirse entre ellas por la rivalidad territorial, así como de cesar los homicidios contra terceros. Cuando se supo de aquella negociación, no había nadie que creyera en el proceso, que aún se considera “frágil y polémico”, y dentro del cual el gobierno aceptó trasladar a los líderes de las “maras” de cárceles de alta seguridad a prisiones con métodos más flexibles de internamiento.

Aunque durante los primeros 18 días de junio el Instituto de Medicina Legal (IML) reportó una leve alza en los asesinatos, tales cifras no han ascendido a los 14 ó 15 homicidios diarios que se reportaban antes del 7 de marzo, cuando se inició la llamada “tregua mara”.

El IML reportó hasta el 18 de junio 128 asesinatos, con un promedio de 7,1 homicidios diarios. Por su parte, la Policía Nacional Civil (PNC), dice haber registrado en el mismo período 115 muertes violentas -6,4 homicidios diarios-. Pero en los meses de abril y mayo ambas instituciones registraron promedios diarios aún menores, de algo más de 5 homicidios cada jornada.

Antes de la tregua entre las pandillas, pactada con los líderes de las maras, repartido por diversas prisiones, los promedios mensuales eran de más de 300 homicidios. Después del pacto, el promedio mensual ha bajado a unos 170 homicidios.

En 2011 la tasa de homicidios se situó en aproximadamente 67 asesinatos por cada 100.000 habitantes, pero si las cifras se mantienen como hasta el momento, al finalizar 2012 la tasa de homicidios será de 35 por cada 100.000 habitantes, como en la década de los noventa -todavía elevada, ya que la Organización Mundial para la Salud (OMS) considera que las tasas mayores de 10 por cada 100.000 se pueden considerar epidemias de violencia-.

El Departamento de Estadística del IML también ha publicado datos por rangos de edad. Los  más afectados son los adolescentes y los jóvenes, de los 11 a los 30 años de edad. Igualmente se indica que el arma de fuego sigue siendo la más utilizada para cometer los asesinatos; le siguen las arma blancas.

Entre tanto, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, ha valorado la situación, recalcando que menos de la mitad de los homicidios tienen que ver con las guerras de pandillas. "Ha disminuido el enfrentamiento entre los grupos rivales pandilleros", ha dicho Munguía; "sin embargo sigue habiendo problemas internos dentro de las pandillas, cuyos resultados son estos muertos. Esperamos que en un futuro, con el trabajo que la Iglesia Católica está haciendo, esto vaya disminuyendo”.