Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperados los restos de 120 ocupantes del avión siniestrado en Pakistán

No se espera hallar supervivientes entre las 127 personas que viajaban a bordo del Boing 737

El mal tiempo parece ser la causa del accidente, aunque se investiga el estado del aparato

Un oficial paquistaní observa los restos del avión siniestrado hoy en las afueras de Islamabad. Ampliar foto
Un oficial paquistaní observa los restos del avión siniestrado hoy en las afueras de Islamabad. AFP

Los servicios de rescate paquistaníes han recuperado ya los cadáveres de 120 de las 127 personas que viajaban a bordo del avión de pasajeros que se estrelló el viernes cuando estaba a punto de aterrizar en Islamabad, según el ministro del Interior, Rehman Malik. No se han hallado supervivientes.

El Boeing 737 realizaba un vuelo interior desde la sureña ciudad de Karachi a la capital, y se estrelló en la inmediaciones de la base militar de Chaklala, cercana a Islamabad, según informa la pagina web del diario Dawn. La Autoridad de la Aviación Civil (CAA) señaló que en el avión de la compañía Bhoja Air viajaban 127 personas, incluidos los nueve miembros de la tripulación. El Ministerio de Defensa paquistaní ha indicado que se dan por fallecidos todos los ocupantes del Boeing 737.

"Las 127 personas han muerto. Nadie ha sobrevivido. No hay posibilidad de que haya supervivientes en este accidente", aseguró el oficial de aviación Junaid Khan en declaraciones a AFP. Se ha declarado el estado de emergencia en torno a la base. Un portavoz ha atribuido el siniestro al mal tiempo. Fuertes ráfagas de viento y lluvia azotan la capital y sus alrededores.

Sin embargo, el ministro del Interior ha advertido de que el avión era "bastante antiguo", por lo que también se analizará si la compañía tiene algún tipo de responsabilidad. "Se investigarán las causas, sea un problema de la aeronave, un rayo, el mal tiempo o cualquier otro factor", ha subrayado Malik en declaraciones recogidas por los medios locales. Las autoridades ya han recuperado la caja negra. El propietario de la aerolínea, Farooq Bhoja, ha sido incluido en una lista específica para impedir su salida del país.

Malik ha explicado que familiares de las víctimas han volado desde Karachi para ayudar en las tareas de reconocimiento. Los servicios forenses han identificado cerca de un centenar de cadáveres gracias a los familiares y a las huellas dactilares. La tarea es complicada, dado el mal estado en el que han quedado muchos de los restos mortales.

Al parecer, el avión había iniciado el descenso para aterrizar cuando se precipitó y cayó sobre un edificio de la aldea de Husain Abad, a tres kilómetros de la capital. Los vecinos de la zona han declarado que de inmediato comenzaron a acudir multitud de vehículos de emergencia, ambulancias y bomberos para apagar el fuego que se desató al estrellarse el aparato. 

Todos los hospitales de Islamabad y de Rawalpindi (la antigua capital) han sido puestos en estado de alerta por si tienen que atender a heridos del siniestro, pero los equipos de rescate desplazados al lugar han indicado que hay muy pocas posibilidades de encontrar a alguien con vida debido al incendio declarado tras el impacto. "El avión está completamente destruido", ha dicho un policía.

En el aeropuerto internacional de Islamabad, donde ya habían acudido decenas de personas para recibir a sus familiares y amigos, se sucedían las escenas de dolor y sorpresa. "Mis dos hijas están muertas", gritó a un hombre antes de caer al suelo en estado de choque. 

Bhoja Air es una pequeña línea comercial privada que acaba de comenzar a operar de nuevo. Voló por primera vez hace 10 años pero tuvo que cerrar por problemas económicos.

En julio pasado, otro avión paquistaní con 152 personas a bordo se estrelló en el mayor desastre de la aviación de Pakistán.