Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Annan asegura que Siria acepta aplicar el alto el fuego a partir del 10 de abril

El jefe de la Cruz Roja Internacional pide en Damasco una breve calma diaria para atender heridos

La embajadora estadounidese en la ONU, Susan Rice, durante la comparecencia de hoy.
La embajadora estadounidese en la ONU, Susan Rice, durante la comparecencia de hoy. AFP

El enviado especial de Naciones Unidas para la crisis siria, Kofi Annan, comunicó ayer al Consejo de Seguridad de esa organización internacional que el presidente Bachar el Asad le ha dado garantías de que retirará sus batallones de las calles el próximo 10 de abril para abrir la vía a un alto el fuego definitivo, a aplicar por ambas partes en un plazo de 48 horas a partir de esa fecha.

Según reveló la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, Annan recibió el domingo una carta en la que el ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid Muallem, ofrecía iniciar la retirada de tropas de las calles el próximo día 10, e incluso aseguraba que preferiría hacerlo en una fecha más pronta. Ahmad Fawzi, portavoz del enviado de la ONU en Ginebra, confirmó la existencia de la carta, según informa Reuters.

La estadounidense Rice, que es presidenta de turno del Consejo de Seguridad, dijo que en la reunión en la que Annan informó de la oferta del régimen, celebrada a puerta cerrada, “varios miembros expresaron preocupación por la posibilidad de que el Gobierno de Siria emplee los próximos días en intensificar la violencia, y mostraron escepticismo frente a la supuesta buena voluntad del Gobierno”. “Ya se han roto otras promesas en el pasado”, añadió la embajadora, en una conferencia de prensa.

Un año después de que comenzara la campaña de represión gubernamental contra los manifestantes prodemocráticos, en la estela de la llamada primavera árabe, la ONU estima que el régimen ha matado a más de 9.000 personas. Hasta ahora, el régimen ha contado con el respaldo de Rusia y de China, que en el Consejo de Seguridad han vetado sistemáticamente cualquier resolución de condena.

Annan, como mediador y enviado especial, se reunió el 10 de marzo en Damasco con el presidente El Asad, y le planteó un plan de paz de seis fases, que el sirio aceptó la semana pasada.

En esa hoja de ruta se contempla la retirada de los batallones de las localidades rebeldes, el acceso de organizaciones de ayuda humanitaria a los heridos y la entrada de informadores independientes al país.

Aun así, y según confirmó Annan en su reunión con el Consejo de Seguridad, en la que participó por videoconferencia, aún no ha habido una reducción de la violencia de las tropas gubernamentales en los bastiones rebeldes, como la ciudad de Homs. El lunes fallecieron 35 personas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. De ellas, nueve eran rebeldes y ocho eran soldados. El domingo habían muerto 70.

La violencia también ha provocado un éxodo de civiles a países vecinos. Las autoridades turcas estiman que unos 400 sirios cruzan su frontera cada día.

Precisamente ayer llegó a Siria el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Jakob Kellenberger, para pedir en persona un alto el fuego diario de dos horas, para poder ofrecer tratamiento médico a los civiles heridos.

El plan de paz

1.- Apertura de un proceso político que incluya las aspiraciones y preocupaciones del pueblo sirio.

2.- Cese de todo tipo de violencia y de todas las partes vigilado por Naciones Unidas.

3.- Garantías al acceso de la ayuda humanitaria.

4.- Liberación de los presos políticos encarcelados de forma arbitraria.

5.- Libertad para el trabajo de los periodistas en todo el país.

6.- Respeto de las autoridades a libertad de asociación y manifestación pacífica.