Nadine Heredia, una figura cada vez más poderosa en Perú

La esposa del presidente Ollanta Humala goza de mayor popularidad que su marido Su influencia crece al ritmo de sus seguidores en twitter

Nadine Heredia, con su esposo, el presidente Humala, el día de las elecciones.
Nadine Heredia, con su esposo, el presidente Humala, el día de las elecciones. LUIS GONZALES (AP)

Desde 2006, en la primera campaña electoral juntos, Nadine Heredia, esposa del presidente de Perú, Ollanta Humala, tenía claro su mensaje: “No soy parte de una estrategia publicitaria, sino de un equipo de trabajo destinado a llevar a buen término un proyecto que comparto con mi marido. Soy una de las fundadoras del Partido Nacionalista”, dijo al ser entrevistada para la revista del Instituto de Estudios de América Latina de La Sorbona.

Una encuesta nacional de Ipsos Apoyo reveló el domingo que el 60% de los consultados aprueba la gestión de Heredia como primera dama, mientras que el presidente tiene 53% y el primer ministro sólo 24%. “Tiene más aprobación que todos los que están en el Estado, en este momento no hay nadie que tenga aprobación más elevada”, explicó el analista Alfredo Torres, director de la encuestadora.

Más información
Humala invita a dimitir a su vicepresidente investigado por corrupción

Heredia, quien cumplirá 36 años en mayo, estudió comunicación y una maestría en sociología en Perú e hizo estudios de doctorado en ciencias sociales —con su esposo— cuando vivieron en París debido al puesto de agregado militar de Humala.

La primera dama aparece cada vez con más frecuencia en público en eventos, acompañando a ministros o sola: “Traigo el saludo del presidente Humala”, suele ser su frase más común.

Una primera dama no puede ser la vocera principal" Director de una encuestadora
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde que el líder de Gana Perú asumió la presidencia en julio, mantiene períodos de silencio, incluso en momentos críticos, como durante las acusaciones al segundo vicepresidente y exabogado de Humala, Omar Chehade. Nadine Heredia quiebra esos silencios con tuits: su cuenta en Twitter tiene más de 161.000 seguidores, a su esposo lo siguen en la red social casi 257.000 personas.

“Se maneja muy bien en las comunicaciones. A diferencia de Eliane Karp -esposa del ex presidente Alejandro Toledo-, que trató de tener un rol influyente en él y terminó peleada con la opinión pública por sus gestos y declaraciones, Nadine siempre tiene una sonrisa, una expresión apropiada, es una comunicadora mucho más inteligente”, considera Torres.

“En círculos más informados se sabe que es tremendamente influyente, pero su gestión pública ha sido, hasta cierto punto, medida. Ha actuado como representante del presidente en actividades, ha mandado algunos tuits que podían ser vistos como opinión del presidente, pero no ha habido ningún conflicto. Está bien hasta ahora, pero no es lo más saludable hacia adelante”, agrega.

“El rol [de comunicación] si no es del presidente, debe ser del primer ministro o de una persona designada; una primera dama no puede ser la vocera principal, debe estar en manos de alguien con un puesto y una responsabilidad en el Estado y que ante un error pueda ser criticado o destituido. No corresponde a una primera dama estar tan metida en la comunicación política”, refiere el director de la encuestadora y autor del libro Opinión Pública 1921-2021.

En el mismo sentido opina el sociólogo Santiago Pedraglio: “La gente identifica lo que hace como primera dama, no considera que va más allá. Pero si actúa demasiado como vocera política puede traer dificultades: va a caminar en un filo un poco delgado”, dijo a este diario.

La excandidata presidencial conservadora Lourdes Flores se ha manifestado sobre Heredia, también. “El presidente no puede estar tan ausente, mucho menos guardarse tanto [proteger su imagen] y dejar que sea el rostro de su señora el que aparezca”, expresó la líder demócrata-cristiana en televisión, aludiendo al silencio del presidente sobre su hermano Antauro, quien pasó del penal de máxima seguridad de Piedras Gordas en Lima a una prisión en instalaciones del Ejército.

“Ollanta tiene una obligación fraternal”, comentó el patriarca Isaac Humala sobre el traslado de prisión, justificado en un supuesto informe de inteligencia que advertía de una amenaza de muerte a los familiares de Antauro al visitarlo. Las autoridades penitenciarias no han mostrado aún el informe que sustenta el traslado.

Ipsos Apoyo reveló también que un 83% estima que el hermano del presidente goza de privilegios penitenciarios y un 74% cree que tiene influencia en el jefe de Estado.

Antauro protagonizó una asonada a inicios de 2005 en Andahuaylas, sierra sur, en la que murieron cuatro policías y tres civiles. En aquel momento, Ollanta se encontraba en Corea del Sur como agregado militar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS