EUROPA CONVULSa

La división sobre el fondo de rescate frustra la cumbre del Eurogrupo

El rechazo de Berlín a fortalecer el cortafuegos europeo obliga a posponer la primera cumbre de la eurozona

El presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker.
El presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker. EFE

Alemania, una vez más, dice no. La cumbre para desarrollar un cortafuegos que proteja a la eurozona de la crisis griega no será finalmente convocada para el próximo viernes, según han confirmado fuentes diplomáticas. La negativa de Alemania a unir la potencia de fuego del fondo de rescate actual (el denominado EFSF) y el mecanismo permanente (el Mede) obliga a Bruselas a posponer los plazos: esa cuestión, esencial para que los países emergentes acudan también al rescate de Europa a través del Fondo Monetario Internacional (FMI), no se planteará hasta bien entrado el mes de marzo, probablemente en una reunión ministerial.

La zona euro quería inicialmente celebrar esa cumbre al final de la próxima reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que tendrá lugar el jueves y el viernes. Pero no habrá finalmente reunión en vista de la falta de acuerdo. La no convocatoria supone una señal negativa adicional acerca de los planes de Alemania con respecto a los mecanismos de rescate. A pesar de que la UE ha dado luz verde a las sucesivas demandas de Berlín (con un mayor control de los presupuestos, las reglas constitucionales para limitar el déficit y demás), el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel no cede en aspectos esenciales de la estrategia europea para suavizar la presión en los mercados de deuda pública.

Más información
El BCE deja de aceptar los bonos griegos como garantía hasta que se cierre la quita
El FMI reclama un aumento del fondo de rescate del euro
Especial: Europa convulsa

A pesar de que incluso el G-20 y el FMI han reclamado a Alemania que flexibilice su posición. Berlín no cede ahora con la agregación de los dos fondos de rescate -que daría lugar a un nuevo bazooka de unos 750.000 millones de euros, con competencias para invertir en el mercado de deuda e incluso de recapitalizar bancos si fuera necesario-, como anteriormente no lo ha hecho con la posibilidad de emitir Eurobonos o de que el Banco Central Europeo (BCE) combre bonos soberanos en grandes cantidades.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ya reconoció el lunes que era poco probable que los países de la zona euro lograran convencer a Alemania hasta el viernes para que aceptara el refuerzo de los dos mecanismos de rescate de países en dificultades.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS