Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tailandia acusa a dos iraníes de las explosiones en el centro de Bangkok

El embajador israelí afirma que se trata de un atentado de Irán contra la sede diplomática

El supuesto terrorista iraní Mohammad Hazaei, detenido en Bangkok.
El supuesto terrorista iraní Mohammad Hazaei, detenido en Bangkok. EFE

Un día después de las misteriosas explosiones en Bagkok en las que resultó gravemente herido un supuesto terrorista iraní, diversas voces desde Tailandia apuntan a confirmar las sospechas del Gobierno israelí de que el suceso es en realidad un atentado fallido contra sus intereses en el país asiático. El ministro de Exteriores anunció que dos ciudadanos iraníes han sido detenidos por "haber causado una explosión ilegal" contra miembros de la policía. El ministro, Surapong Tovichakchaikul, rechazó hablar abiertamente aún de "terrorismo".

Un funcionario de la Inteligencia tailandesa ha asegurado de forma anónima a la agencia France Presse que los atentados, en los que resultaron heridas varias personas, formaban parte de un complot de Irán contra diplomáticos israelíes. "Sus objetivos eran los diplomáticos israelíes, incluido el embajador. Su plan era colocar bombas para vehículos diplomáticos", ha añadido.

El secretario del Consejo de Seguridad tailandés, Wichian Podphosri, ha asegurado que el asaltante que perdió las dos piernas en una rocambolesca serie de explosiones, compartía casa con otros dos iraníes. Uno de ellos fue detenido ayer en el aeropuerto internacional de Bangkok, pero el tercero logró burlar los controles de seguridad y huyó a Malasia. Añadió también el detalle de que las bombas que portaba el supuesto terrorista tenían el mismo dispositivo magnético para pegarlas a los vehículos que las utilizadas en los atentados el día anterior contra las embajadas israelíes en India y Georgia. Podphosri ha asegurado que los explosivos estaban destinados a atentar contra la vida de personas concretas y no contra edificios o multitudes.

Desde Teherán, el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, ha vuelto a desmentir hoy cualquier vínculo con las explosiones y ha acusado como responsables a "elementos vinculados con el régimen sionista", según el sitio web de la televisión estatal iraní. Mehmanparast ha asegurado que lo que intenta Israel es socavar las "relaciones históricas de amistad" entre Irán y Tailandia.

Las declaraciones de este miércoles del funcionario de la Inteligencia tailandés, no identificado, dan la razón al ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, que el martes, durante una visita oficial a Singapur y horas después de que estallara un artefacto explosivo en Bangkok, acusó directamente a Irán de estar tras las explosiones. Mientras las autoridades tailandesas aún mantenían la cautela sobre la autoría, Barak se refirió a Irán y Hezbolá como "elementos terroristas implacables que suponen un peligro para la estabilidad del mundo”.

Por su parte, el embajador israelí en Tailandia ha asegurado que los ataques en Bagkok son producto de la "misma red" que organizó los dos atentados con bomba, uno de ellos frustrado, que se produjeron un día antes contra funcionarios o empleados de las Embajadas israelíes en India y Georgia.

La policía tailandesa explicó ayer que el asaltante que atentó en Bagkok arrojó una granada unos metros por delante de un taxi cuyo conductor se negó a subirle en el vehículo, al parecer por las heridas que presentaba tras producirse una explosión en la vivienda del agresor. Cuando varios de sus agentes intentaron detener al asaltante, este les lanzó un segundo artefacto que rebotó contra un árbol y le provocó la pérdida de sus piernas. Poco después de esta segunda explosión se registraba una tercera en una carretera cercana, informa Ana Garralda.