Se extiende la violencia política en Maldivas

El expresidente del archipiélago asegura que dejó el poder “a punta de pistola”

Policías persiguen a simpatizantes del expresidente Mohamed Nasheed, en Maldivas.
Policías persiguen a simpatizantes del expresidente Mohamed Nasheed, en Maldivas.Sinan Hussain (AP)

Los disturbios se han multiplicado en Maldivas desde que su expresidente, Mohamed Nasheed, asegurara que ha dejado su cargo debido a un golpe de Estado. Grupos violentos han atacado este miércoles comisarías y edificios gubernamentales hasta en las áreas más remotas del país, según altos cargos. Policías antidisturbios y militares han respondido con gases lacrimógenos y con la fuerza, lo que ha provocado unos 40 heridos, entre los cuales el propio expresidente, según testigos.

Mohamed Nasheed, quien en 2008 se convirtió en el primer presidente del turístico archipiélago en ser elegido democráticamente, dimitió este martes después de que tres semanas de protestas de la oposición culminaran en una revuelta de policías. Este miércoles el expresidente ha asegurado que su renuncia ha sido forzada y se ha enfrentado a las fuerzas de seguridad.

“Estaba muy cerca de él [el expresidente, Mohamed Nasheed] cuando empezaron a cargar. Tenía cortes y hematomas, pero recibió palizas fuertes”, ha dicho un primo de Nasheed que no quiso revelar su nombre por miedo a represalias. El partido democrático maldivo, al que pertenece el expresidente, ha pedido ayuda a la comunidad internacional.

Nasheed ha responsabilizado de la crisis a Maumoon Abdul Gayoom, quien fue presidente de Maldivas durante 30 años. El pasado 16 de enero, Mohamed Nasheed mandó al Ejército a detener al jefe de la corte penal por, según el expresidente, bloquear casos de corrupción y de derechos humanos contra aliados de Gayoom. Esta orden provocó las protestas que llevaron a su dimisión.

“Sí, me vi obligado a dimitir a punta de pistola”, ha explicado Nasheed a los periodistas en su primera aparición desde su renuncia al cargo el pasado martes. “Estaba rodeado de armas y me dijeron que no dudarían en usarlas si no dejaba la presidencia”.

En el discurso televisado en el que anunciaba su renuncia, Nasheed dijo que dimitía para evitar un baño de sangre. Fue sustituido por el vicepresidente, Mohamed Waheed Hassan Manik, quien a ha negado hoy formar parte del supuesto golpe de Estado, pese a que en una reunión del pasado 31 de enero los partidos de la oposición le prometieron obediencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“¿Parezco alguien que llevaría a cabo un golpe de Estado?”, ha preguntado Waheed en una rueda de prensa. “No hubo ningún plan, yo no estaba preparado para nada”, ha asegurado. Waheed, que encabeza un pequeño partido, ha dicho que espera tener un gabinete en unos días y ha invitado a todos los grupos políticos ha juntarse en un gobierno de unidad nacional hasta las elecciones presidenciales de octubre de 2013.

El partido del expresidente ha rechazado el llamamiento de Waheed y ha exigido su renuncia.

El archipiélago de las Maldivas es, con sus 345.000 habitantes, el país islámico menos poblado. De sus 1.190 islas, solo 198 están habitadas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS